Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MIGUEL ÁNGEL GARCÍA | Comisiones Obreras | El tercer año de la crisis

"Es un esfuerzo no compartido por todos"

Pregunta. El aumento de precios supone una pérdida de poder adquisitivo para los trabajadores. ¿Es bueno o malo para la recuperación económica?

Respuesta. La pérdida de poder adquisitivo será mala para los asalariados, pero ante la falta de competitividad de la economía española y al no existir la posibilidad de una devaluación competitiva, la deflación es una de las pocas opciones para mejorar la cuota de exportación. El problema estriba en si los empresarios van a trasladar a precios finales esta evolución del IPC del año anterior. Si trasladan la subida, muy apoyada en energía e impuestos, será muy perjudicial para la economía española y los trabajadores. Si no lo hacen, sería mala para los trabajadores, pero abriría la posibilidad de mejorar el crecimiento a medio plazo.

P. ¿La alta inflación cuestiona el acuerdo de negociación colectiva alcanzado a comienzos de 2010 donde se abogaba por la contención salarial?

R. No ha habido un cumplimiento estricto por parte de los empresarios, porque han trasladado a precios la subida de los impuestos. Sería deseable que los empresarios hubieran asumido una parte de la subida del IVA y no se hubiera trasladado íntegramente a precios.

P. Si continúa esta situación en los próximos meses, ¿habría que corregir la evolución de los salarios a la baja de los últimos meses?

R. El problema básico es que si hay una contención de la renta básica de los salarios, a ver si hay un mismo esfuerzo de los empresarios para ganar cuota de mercado. Esa es la clave que hay que concretar y los resultados de 2010 indican que no es compartido por todos.

P. ¿Marcará esta evolución la negociación colectiva en los próximos meses?

R. No lo facilita. Pero la tasa del 20% de desempleo no ayuda a la posición de los trabajadores.

P. Pero en 2008 y 2009 se destruía mucho empleo y los salarios subían con fuerza.

R. No había conciencia de la gravedad de la crisis. Ahora sabemos que va a durar al menos cinco años. Por eso se dispara la tasa de ahorro, no hay inversiones. No sabemos cómo vamos a salir de esta con un sector financiero bloqueado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de enero de 2011