Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Consejería de Medio Ambiente desaparece del nuevo Ejecutivo

El nuevo presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha borrado de su Gobierno la Consejería de Medio Ambiente que, creada por Jordi Pujol en 1991, se acercaba a su vigésimo aniversario. Las competencias en esta materia quedan a partir de hoy divididas entre Agricultura y Territorio, dos de las carteras con las que ha protagonizado más enfrentamientos en los últimos años. La decisión ha provocado la ira de los ecologistas.

A partir de ahora, las competencias de caza y pesca fluvial, los bosques, la biodiversidad, la prevención de incendios, la protección de la fauna, la flora, los servicios de parques y la gestión forestal dependerán del titular de Agricultura, Josep María Pelegrí. Los ecologistas temen que las peleas por los caudales ecológicos, áreas de regadío y la autorización de determinados cultivos en zonas protegidas, que hasta ahora libraban apoyados por Medio Ambiente -cartera que gestionaban los ecosocialistas de Iniciativa per Catalunya- queden supeditadas a los intereses agrarios.

Algo similar ocurre con las materias que afectan a la calidad ambiental, al cambio climático, a los residuos, al agua y al impulso de las energías renovables. Desde hoy, el departamento de Territorio, que elaborará los planes urbanísticos y los proyectos en todo tipo de infraestructuras, como carreteras, transportes u obras públicas, será el mismo que evalúe su conveniencia ambiental. "¿Quién estará subordinado a quién? Es una paradoja", resumió ayer un ex consejero de Medio Ambiente, Salvador Milà (ICV).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de diciembre de 2010