Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ertzaintza supervisará la seguridad de los principales cotillones

El Departamento de Interior supervisará la próxima Nochevieja la seguridad y el aforo de los locales y lugares públicos con capacidad para reunir a más de 700 personas que organicen fiestas de cotillón para despedir el año. La Ertzaintza vigilará que no se supere el límite de personas permitido, además de inspeccionar de forma rigurosa tanto el estado de las salidas de emergencia disponibles como las medidas de protección contra incendios.

Agentes de la Unidad de Juego y Espectáculos de la policía vasca serán los encargados de supervisar que se cumplen las medidas de seguridad en los locales citados, espacios públicos con capacidad para más de 700 personas, en los que se pondrá especial rigor en que no se supere el aforo permitido. Los ertzainas también suelen velar en estas fiestas por que dichos establecimientos no sobrepasen el horario permitido. Los locales de menor capacidad no se libran del control, que en su caso recae en los agentes de las policías municipales, ya que las competencias en el caso de los locales con un aforo menor a las 700 personas recaen en los Ayuntamientos.

La cifra de locales de estas características que cuentan con la autorización necesaria para desarrollar este tipo de eventos se sitúa en torno a la decena en la comunidad autónoma.

Interior recordó ayer que las sanciones por infringir la normativa en esta materia oscila entre los 1.200 y los 30.000 euros si se consideran graves. En el caso de las faltas muy graves, las sanciones pueden elevarse hasta los 150.000 euros e incluir la posible clausura del local.

Las asociaciones de hosteleros vascos siempre han mostrado su apoyo a este tipo de medidas de seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de diciembre de 2010