Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:TELEVISIÓN

"Seré periodista hasta que me muera"

Gabilondo despide 'Hoy' en CNN+, el que considera el último de sus grandes programas - "Soy un privilegiado, no me puedo permitir ni un pucherito"

"Espero que podamos volver a encontrarnos en algún sitio". Nadie sabía cómo se iba a despedir Iñaki Gabilondo. En estos casos hay que decir "lo que a uno le salga", explicó al entrar en directo en su último programa para CNN+. Antes de esas últimas palabras a medianoche dio las gracias a sus compañeros, a los veteranos (Francisco Basterra y Antonio San José) y a los jóvenes, "que han cumplido hasta el último segundo con una categoría que no olvidaré". "Que se cierre un medio es una desgracia para una sociedad", zanjó el presentador de Hoy. "Una enfermedad para una democracia".

El programa arrancó con el "mensaje del náufrago en la botella". Un texto que hablaba de que "pase lo que pase hay cosas que trataremos de que nos queden... por ejemplo unas cuantas convicciones". "Seguimos siendo de los nuestros", dijo. Y también: "Nadie es solo un individuo".

Eligió un nocturno de Chopin para cerrar el programa a medianoche

"El equipo ha pasado estos días sin aspavientos, con señorío"

"Tenemos unas convicciones: seguimos siendo de los nuestros"

"Salir de la SER fue como decir adiós a un amor; esto es más un cataclismo"

"Espero que podamos volver a encontrarnos en algún sitio", dijo para despedirse

Antes, en una redacción que mezclaba el trabajo con las despedidas, las felicitaciones navideñas con los abrazos de ánimo, Gabilondo atendía la insistente bocinilla de su móvil mientras se quitaba importancia como individuo. "Soy un privilegiado; no me puedo permitir el más mínimo pucherito... hoy es un día emocionante y triste, de pena, estupor y pánico. Lo peor; la inquietud a la que se enfrentan mis compañeros". "Han sido días muy duros, pero el equipo los ha pasado con mucha clase, con serenidad, sin aspavientos, con un punto de señorío", explica refiriéndose al tiempo transcurrido desde que PRISA TV (compañía audiovisual del grupo PRISA, editor de EL PAÍS) anunció el día 10 que renunciaba a producir CNN+ tras la fusión de Cuatro con Telecinco y revelase que la compañía, a la que sigue vinculado, prepara un canal de actualidad "con vocación global", que se distribuirá a través de Digital+ y de distintas redes de cable. "Cerrar CNN+ ha sido una decisión muy difícil", explica Gabilondo.

En su último día en CNN+ comió solo en su despacho ("un bocata") y luego se echó la siesta como siempre, con los pies sobre una silla. A media tarde eligió la música con la que cerraría Hoy, el programa que estrenó el pasado 8 de febrero. "Un nocturno de Chopin, apropiado para esa hora y este día". "Habíamos bromeado con poner lo que tocaron los músicos cuando se hundió el Titanic, pero no es un día para bromas".

Rubalcaba y Garzón aceptaron la invitación para una despedida comme il faut. Las entrevistas no estaban escritas. "Nada de papeles, hay que hablar con el invitado mirándole a los ojos", dice Gabilondo clavando las pupilas.

Tras el mensaje del náufrago, se lanzó sin preámbulos con la entrevista al vicepresidente: "¿Le gustaría ser presidente del Gobierno?". "No", contesta Rubalcaba; Iñaki le dice "bueno", como guardándoselo para luego. Dos minutos después el periodista ya ha llamado, elegantemente, petulante a Zapatero. Después contraataca con ETA, luego Afganistán... y todo fluye. Puro Iñaki. "Hasta muy pronto", le dijo Rubalcaba al terminar la entrevista. Con Garzón estuvo aún más suelto ("¿usted se siente no querido?", "¿por qué se mete en esos jardines?") y el juez que no habla con los medios se despachó a gusto. Garzón esperó a la foto de grupo del equipo para despedirse. "¡Hay que avisar a las chicas de maquillaje!", dijo Iñaki cuando vio que alguien faltaba en el retrato.

"Este es un programa que nace con la intención de entender algo mejor lo que ocurre", dijo Gabilondo en el arranque de Hoy. Con una cuota media de pantalla entorno al 0,8%, el programa puede presumir de haber enganchado cada noche de lunes a jueves a una porción de espectadores superior a la media del canal.

¿Y a partir de mañana, qué? "Ya veremos", dice Gabilondo con una sonrisa. "Yo seré periodista hasta que me muera... acabo una etapa como presentador de grandes programas, dejaré de ser un soldado en primera línea, pero no me voy a retirar a mirar cómo sale el sol ni a dar de comer a las palomas". Entre lo que le apetece: hacer comentarios para programas de otros, apuntes en prensa, conferencias, dar clases en alguna universidad... "Seguiré contando lo que interesa, la cuestión es dónde y cómo hacerlo".

Puede que esta sea la más dura, pero no es la primera despedida difícil de su carrera. En 2005 presentó su último Hoy por Hoy, el matutino líder de audiencia que dirigió durante 19 años y 5.000 ediciones en la cadena SER. Aquello fue "como decir adiós a un amor, esto es más como un cataclismo", explica. Entonces le quitó hierro a su marcha: "No pasa nada, salvo el tiempo". Y bromeó: "Unos nos vamos y otros vienen, no pasa absolutamente nada, y si pasa algo, está la SER". Esto es distinto. Once años después de su nacimiento, CNN+ ya no estará cuando se vaya Iñaki.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de diciembre de 2010