Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Hacia un nuevo Gobierno catalán

Rivera compara la "transición nacional" al 'plan Ibarretxe'

La "transición nacional" que lanzó el lunes Artur Mas es "una nueva pelota en el patio para jugar otros cuatro años" y conduce al "abismo del señor Ibarretxe", a la "huida hacia delante" que protagonizó el ex lehendakari Juan José Ibarretxe al proponer un referéndum soberanista. La comparación es del líder de Ciutadans, Albert Rivera, que dedicó su intervención a cargar contra el ideario nacionalista de Mas. Rivera recordó al PSC y al PP que en el País Vasco sus representantes se pusieron de acuerdo para decir a Ibarretxe "por ahí no podemos ir" y les avisó que, si apoyan la investidura de Mas, serán "cómplices de ese plan en Cataluña".

Rivera recordó que para lograr cualquier "privilegio fiscal" es preciso modificar la LOFCA y que esta no se puede modificar sin tocar la Constitución. Además argumentó que "la Unión Europea quiere cerrar cualquier privilegio fiscal". En su opinión, "el nacionalismo es crisis": provoca, dijo, inestabilidad; no es rentable; no aporta prosperidad, sino que genera más gasto "en construcción nacional". Y no olvidó uno de sus temas estrella: la exigencia de que el catalán y el castellano sean lenguas vehiculares en la escuela pública.

Mas reprocha a C's que solo ataque el nacionalismo catalán

La respuesta de Mas fue que sabe que Ciutadans no le apoyará y que no piensa renunciar a sus ideas. El convergente preguntó a Rivera por qué ataca el nacionalismo catalán y no el español. Más allá del capítulo identitario, en el que Rivera y Mas expresaron posturas irreconciliables, el discurso y debate entre ambos mostró sintonía en el apartado de la lucha contra la crisis.

Rivera también pidió a Mas que sea valiente en su plan de adelgazar la Administración y le preguntó si aparcará el proyecto de las veguerías o se atreverá a eliminar los consejos comarcales. En su respuesta, Mas acusó a Ciutadans de ser centralista y tener una mirada barcelonesa, y subrayó que los consejos comarcales no fueron un capricho de Jordi Pujol, sino una herramienta que presta servicio a los pequeños Ayuntamientos. El líder de Ciutadans también pidió a Mas que encabece una "transición democrática" de lucha contra la corrupción y por la transparencia, y le invitó a impulsar la ley electoral catalana. "A ver si utilizamos el autogobierno para hacerla", espetó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de diciembre de 2010