Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

¿Abrir una tienda de discos en 2011?

La Unión Fonográfica Independiente (UFI) abre un comercio de música 'indie' - Una muestra de fotos de Mario Pacheco inaugurará el nuevo espacio hoy

¿Abrir una tienda de discos físicos en 2011? No recuerdan exactamente cuándo nació esta "descabellada" idea, pero sí lo que su amigo, compañero y ya mito del mundo discográfico independiente Mario Pacheco les dijo sobre este tema unos meses antes de morir: "Hay que hacerlo. Sois unos echaos palante". Y lo son.

Mark Kitcatt, del sello Everlasting, y Fernando Rosado, de Karonte, no pueden esconder su cara de impaciencia al explicar, delante de un café en la plaza de Santa Ana, los detalles de esta idea suicida que promete ser una más que digna y esperanzadora batalla por la música.

Se trata de la creación de El Espacio UFI de la Música, un nuevo local con vocación de tienda de discos y punto de reunión de esos, aún numerosos, extraterrestres a los que todavía les gusta tocar y mirar un disco antes de escucharlo. "Nos hemos metido en un lío", cuenta a cuatro días de la inauguración Fernando Rosado, de 58 años, con el local todavía en obras y con los trabajadores rematando el suelo contra reloj. "Pero hay una emoción muy fuerte de crear un espacio donde se viva la música tal y como se sentía antes", cuenta Fernando. "Yo era de los que paseaba con el Blonde of Blonde, de Dylan, bajo el brazo con una sonrisa de oreja a oreja y cara de orgullo. Ahora, aunque ocurra menos, sigue habiendo gente así".

Venderán discos, harán presentaciones y exposiciones y pincharán música

Karonte, el sello de Rosado, y Everlasting, de Kitcatt, son dos de las 60 discográficas independientes que forman la UFI (Unión Fonográfica Independiente), una asociación que desde hace siete años saca músculo conjunto ante un mercado discográfico cada vez más raquítico, pero con unos datos sorprendentes: con casi 14.000 referencias, la UFI edita el 80% de los discos que se publican en España, y solo recogen el 20% del mercado. "Algo que no sabemos exactamente", puntualiza Rosado. "En mi catálogo, por ejemplo, hay discos de Martirio, que como no se pueden encontrar en una tienda, no sé exactamente cuánto vendería realmente".

Además de la pasión por los retos, esa es una de las grandes razones que ha llevado a la UFI a crear este local. Muchos discos-joya que acumulan polvo en los almacenes de los diferentes sellos y que no se pueden encontrar en las grandes tiendas tendrán desde hoy su propio espacio en la plaza Matute, número 7, en el barrio de Las Letras. Doscientos metros cuadrados de tienda, atendidos por "cuatro señores que saben de música", donde además de poner cara a la UFI y de vender discos, servirán para poder hacer presentaciones de discos, exposiciones y, cuando la ley y la licencia pertinente lo permitan, tomar un café oyendo buena música. Que no es poco.

"La unión hace la fuerza", recalca Mark, presidente de la UFI, al contar que además se pondrá en marcha una página web donde se podrán encontrar todos los discos que los 60 sellos tienen disponibles. "Por separado somos pequeños, pero todos juntos tenemos gran parte de la historia de la música grabada que existe".

Empiezan fuerte: la inauguración es hoy a las ocho de la tarde y las paredes del local estarán decoradas con una exposición de las míticas fotos que Mario Pacheco hizo a flamencos como Morente, Raimundo Amador, Camarón o Curro Romero. Y ya se prepara la siguiente exposición sobre la revista de rock and roll Ruta 66, que acaba de cumplir 25 años.

Pero esta tarde no estarán todos: los bancos privados han huido de la inversión y no ha habido ninguna ayuda pública. Ni del Estado, ni de la Comunidad, ni del Ayuntamiento.

El espacio se ha financiado con la cantidad que cada sello ha podido aportar. Unos más y otros menos. "Estamos caninos", bromea Fernando, "y si alguno tenía un sofá que sobraba se lo ha traído. Nos puede más la pasión por la música que el bolsillo".

Además, hay otra consigna que sirve como bandera: un "basta ya", que no quieren que sirva como lamento sino como "vamos a ponernos las pilas". "Abrir esta tienda es como hacer la producción de un disco en el que confías", remata Fernando. "Es imposible saber si va a ir bien o mal, si vas a tener éxito o no. Pero hay que hacerlo, sí o sí".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de diciembre de 2010