Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Microsoft cuaja en Mondragón

El centro de innovación impulsado por Bill Gate colabora en el desarrollo de productos como marquesinas inteligentes o la gestión energética en hogares

Hace dos años y medio que Microsoft puso sus ojos en la localidad guipuzcoana de Mondragón para diversificar y expandir su tecnología. Resultó una estrategia capitaneada por el Grupo Mondragón, estudiada al milímetro para atraer al gigante mundial del software a Euskadi.

El gancho de atracción fueron las tecnologías embebidas, todo aquello que lleva componentes electrónicos e informáticos diseñados para cumplir funciones específicas, por ejemplo, una lavadora, un ascensor, o los móviles de última generación. La empresa de Bill Gates vio en el fuerte desarrollo del parque industrial del País Vasco una oportunidad para crear un nuevo centro de innovación con el sello de la multinacional estadounidense.

"Accedemos a material restringido a los demás. Nos adelantamos al resto"

El resultado de aquella jugada empresarial fue el nacimiento en 2008 de ETIC (Embedded Techologies Innovation Center), uno de los cinco centros de innovación en los que colabora Microsoft en España, además del de Castilla y León, Cantabria, Baleares y Cataluña y uno de los 140 en el mundo. Todos forman parte de una red internacional de colaboración para desarrollar productos. "El objetivo era contar con la colaboración de Microsoft para que fuésemos un motor de esa innovación y generación de riqueza", explica Natividad Herrasti, directora de la empresa guipuzcoana.

ETIC contó en sus inicios con la financiación y colaboración de la Corporación de Mondragón, la Diputación de Guipúzcoa, GAIA (el cluster vasco de Tecnologías Electrónicas y de la Información), Ikerlan, la Universidad de Deusto y Mondragón y de varias empresas (Orona, Ingeteam, ZIV y Fagor) para aplicar su tecnología en sus productos.

Hoy, ETIC es una cooperativa sin ánimo de lucro ubicada en el Polo de Innovación Garaia, a las afueras de Mondragón, que desarrolla tanto para aplicaciones de productos de empresas locales como para proyectos europeos que mirán más a largo plazo. Se financian con los propuestas de los productos empresariales que desarrollan.

Uno de esos proyectos que está apunto de concluir después de dos años y medio con resultados ya tangibles en las calles de Mondragón son las marquesinas inteligentes, desarrolladas a raíz de una colaboración entre ETIC y Arrasate Cristalería. Se trata de dos marquesinas de paradas de autobuses que detectan cuando un viajero entra en ella, enciende luces y pone música, además de llevar integrado en el cristal una pantalla con botones en la que el usuario puede informarse sobre los itinerarios y otros servicios.

Además de este proyecto, ETIC está inmerso en otros relacionados con la gestión energética en el hogar, o la atención y seguridad de las personas en el hogar, entre otros.

"Cuando un proyecto finaliza la propiedad del desarrollo es de la empresa y el know-how, la tecnología, nuestra. Solo ponemos a disposición de la empresa el desarrollo de una idea, el producto es de ellos", aclara Herrasti.

Cuando ETIC arrancó, eran cuatro personas que procedían del centro de investigación Ikerlan. Ahora son diez, la mayoría informáticos, pero la tendencia a proyectos multidisciplinares obligará además, a formaciones más especializadas. "Somos pocos, pero teniendo en cuenta la crisis y que a las empresas les cuesta, ya no solo financiar nuevos proyectos, sino lograr ayudas, de momento, no podemos ampliar el centro", lamenta.

Microsoft no tiene ninguna participación de capital en ETIC. Solo pone los recursos; material, el software, formación y medios para desarrollar los proyectos. "Tratamos de acercar las aplicaciones de Microsoft a las empresas y según las necesidades que tengan ver qué soluciones tenemos", explica Herrasti.

¿Qué gana el gigante mundial de la informática? "Ayudamos a que se utilice su tecnología en el desarrollo de productos que luego si son rentables redundarás en la multinacional. Diversificar la tecnología y expandirla es beneficioso para ellos, generando nuevos proyectos a través de los centros de innovación", asegura la directora.

Dos informáticos muestran las funciones de Surface, un dispositivo táctil desarrollado por Microsoft. A ITEC llega lo último en tecnología informática para poder experimentar y desarrollar nuevas aplicaciones. "Tenemos acceso a material restringuido para los demás. En ese sentido, nos podemos adelantar al resto", señala Herrasti. Ventajas de estar bien conectado.

'Sofware' gratuito

BizSpark es una iniciativa mundial de Microsoft que ofrece gratuitamente software y recursos a universitarios y emprendedores que deciden apostar por innovar y construir su propio empleo poniendo en marcha un proyecto empresarial.

La semana pasada, el gigante mundial de la informática presentó en la cooperativa ETIC de Mondragón el programa de apoyo a emprendedores y universitarios del País Vasco. Según la empresa, el objetivo no es otro que poner a su disposición herramientas que facilitan la puesta en marcha de ideas innovadoras basadas en las últimas tecnologías de la compañía estadounidense para transformarlas en empresas "exitosas, capaces de generar crecimiento y empleo".

El director del área de la Sociedad de la información de Microsoft Ibérica, Santiago Lorente, destaca la importancia de acercar a los emprendedores las herramientas "oportunas". En este sentido, cree que las TIC se han convertido en "una vía constante de acceso a los recursos, que les permiten hacer posible sus ideas y, en definitiva, transformar la innovación en realidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de diciembre de 2010

Más información