Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama aborda las decisiones duras en la reforma fiscal

"Ahora toca lo difícil". Fueron las palabras de Barack Obama tras firmar el paquete de rebajas fiscales más importante de la última década, consciente de que el reto mayor para los próximos dos años, el periodo durante el que estará vigente la extensión de los incentivos de la era Bush, será la reforma del código fiscal.

El impulso de 858.000 millones de dólares a familias y empresas no va acompañado de medidas para contener el déficit. Y dos años, como señalan los analistas, pasan muy rápido en Washington. La fecha de caducidad del plan coincidirá además con la batalla presidencial de 2012, donde Obama se juega la reelección.

"Estoy seguro de que habrá momentos durante los próximos dos años en los que el espíritu navideños no abundará como estos días", dijo, para admitir que la aprobación del paquete fiscal "fue más fácil que algunas de las decisiones que habrá que adoptar" en 2011 para contener el déficit.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de diciembre de 2010