Los recortes sociales

Los sindicatos amenazan con convocar una segunda huelga general

CC OO y UGT protestan en 39 ciudades contra el retraso de la jubilación

Hace un año, un 12 de diciembre de 2009, CC OO y UGT, quizá miedosos ante la que se les avecinaba, exhibieron músculo en Madrid y reunieron a 60.000 personas bajo el lema Que no se aprovechen de la crisis" Advertían así a Zapatero de las consecuencias de aliarse con la patronal antes que con ellos. Ayer, transcurridos 371 días desde aquella vez, con los sindicatos irritados con un Gobierno que, sienten, les ha colado una detrás de otra, CC OO y UGT convocaron manifestaciones en 39 capitales de provincia y arrojaron otra bravata sobre el Ejecutivo socialista: si a los españoles se les obliga a jubilarse más tarde habrá, pronto, una segunda huelga general.

En realidad, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, los secretarios generales de CC OO y UGT, llevaban toda la semana blandiendo el arma del paro nacional si el Consejo de Ministros da luz verde, el próximo 28 de enero, al retraso de la edad de jubilación, de los 65 a los 67 años. Y si se mantiene la reforma laboral, medida que desencadenó la huelga del pasado 29 de septiembre. El eslogan de ayer La movilización continúa va en esa dirección.

Toxo: "La frontera entre el acuerdo y el desacuerdo son los 67 años"
La viuda de Camacho es el nuevo talismán de las centrales de clase
Más información

"Habrá movilizaciones y respuesta conjunta de los trabajadores", bramó Toxo en Madrid ante unas 20.000 personas (15.000, según datos de la Policía Nacional, y poco más de 5.000 según el cómputo efectuado por la empresa Lynce para la agencia Efe). El dirigente gallego apuntó a enero, el mes que viene, como fecha de partida de nuevos actos. De hecho, Toxo dejó claro que el retraso en la edad de la jubilación hasta los 67 años marca "la frontera entre el acuerdo y el desacuerdo". Méndez suscribió las palabras de su compañero y afirmó que los sindicatos impedirán que se concrete dicha reforma.

Al lado de Toxo, ora en la manifestación ora en el estrado donde tenía lugar el mítin, se encontraba la menuda Josefina Samper, viuda de Marcelino Camacho. La figura de Josefina, cuyas apariciones en público son más notorias desde la muerte del primer e histórico líder de CC OO, se ha convertido en el nuevo talismán de los sindicatos de clase.

Toxo y Méndez desfilaron en la capital, donde tuvo lugar la marcha más populosa. Hubo menos asistencia que hace un año debido a que las centrales fraccionaron sus fuerzas en 39 actos. Según las fuerzas del orden, salieron a la calle 35.000 manifestantes en toda Andalucía, 15.000 en Asturias, 12.000 en Galicia, 8.000 en Barcelona, 10.000 en Zaragoza, 7.000 en Valladolid... En ninguna de estas ciudades hubo que lamentar percance alguno.

Cándido Méndez, más comedido que Toxo, eludió dar plazos de futuras convocatorias. La decisión, dijo el de UGT, se adoptará "en función de la movilización" que exista llegado el momento de medir fuerzas, y no ahora. "Y esa decisión la tomaremos cuanto antes", puntualizó.

Toxo satirizó sobre el estado de alarma ("la UE vive en un estado de alarma social") y sobre la asistencia del ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, a la manifestación con la que culminó la última huelga ("le hemos esperado en Cibeles y no se ha presentado"). Ambos defendieron la Iniciativa Legislativa Popular, una recogida de firmas con la que ambicionan suprimir la reforma laboral. "Decían que crearía empleo", se burló Toxo, "y ya véis los resultados que ha dado".

La de Madrid fue una manifestación ordenada, un tanto silenciosa, en una fría mañana caldeada únicamente por la aparición de algunos rayos de sol. Y por algunas intervenciones. El secretario general de CC OO en Madrid, Javier López, tildó a los mercados de "improductivos, especuladores, defraudadores de impuestos, malnacidos, malcriados y mala gente en el peor de los sentidos".

La marcha arrancó pasadas las doce y media de la mañana y concluyó hacia las dos de la tarde. Los voluntarios sindicales que organizaban el acto se coordinaron eficazmente y apenas hubo incidencias reseñables. Y pese a que las bajas temperaturas (en torno a cinco grados centígrados) invitaban a ello, los asistentes no entonaron cánticos con el mismo énfasis de otras veces. "ZP, afíliate al PP", fue uno de los más coreados. Violencia es cobrar 600 euros al mes, rezaba una pancarta acorralada por un mar de tricolores republicanas.

Entre el público acudió el coordinador de IU, Cayo Lara, presente hasta ahora en todas las convocatorias sindicales de relevancia. Lara aseguró que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha convertido en un "problema para España" con su línea de "ajustes duros" que ahora "quiere cargar sobre los pensionistas".

También estaba Marcos Ana. El poeta declaró a este periódico que "crece cada vez más el sentimiento de insumisión por el menosprecio que se está haciendo a los trabajadores".

Varios manifestantes junto a una pancarta de protesta en la manifestación de ayer en Madrid.
Varios manifestantes junto a una pancarta de protesta en la manifestación de ayer en Madrid.ULY MARTÍN

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción