Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | 16ª jornada de Liga

"Simplemente, gracias"

Iniesta, emocionado por la cariñosa despedida que le ofreció el público de Cornellà

Afirmaba Pep Guardiola que llega un momento en que la magia se acaba. "Pero intentaremos alargar este momento", concedía. Magia, anoche, todavía quedaba mucha. Incluso cuando, tras haber encajado cinco goles y a falta de cinco minutos para que terminara el encuentro, Cornellà-El Prat, donde no entra ni un culé, se puso en pie para despedir a Iniesta. ¡Hasta sus rivales en el campo le aplaudieron! El de Fuentealbilla, el amigo que no olvida, fue acogido con honores en un estadio hostil. El estadio que tampoco olvida al fallecido Dani Jarque.

"No tengo palabras para describir lo vivido cuando he abandonado el terreno. Simplemente, gracias. Me llena mucho. Por encima de la rivalidad están las personas y hoy ha quedado muy claro", decía Iniesta tras el encuentro y todavía emocionado. "Procuramos que él sea el reflejo de esta institución", cerró el entrenador.

Guardiola se acogió al carácter de sus jugadores: "Si somos capaces de venir aquí y jugar con esta personalidad, lo podremos hacer hasta el final". El técnico se pasó la semana recordando la dureza de un partido en el campo del Espanyol, donde el Barça jamás en su historia había marcado cinco goles. Hasta ayer. Por eso, dijo, era una gran noche. Y felicitó a los suyos por "la tranquilidad con la que han preparado mentalmente el encuentro y con la que asumen la victoria". Su equipo ganó en un estadio en el que no lo había hecho nadie todavía en esta Liga, que había concedido solo dos tantos y en el que apenas se dejaba atacar al rival: hasta ayer, al Espanyol le habían chutado solo 17 veces entre los tres palos. El Barça firmó 11 disparos en un partido. Y cinco goles, claro.

"Todo esto se ha conseguido gracias al trabajo", explicaba Villa. Y Guardiola pareció escucharle: "Sin el esfuerzo de los tres atacantes, nos habrían generado muchos más problemas. Con esta voluntad tan solidaria, Messi, Villa y Pedro hacen que el trabajo del centro del campo sea mucho más tranquilo. Vosotros [los periodistas] veis cómo corren y cómo se esfuerzan".

Mauricio Pochettino tuvo que entrar en el vestuario de los suyos para convencerles de que debían olvidarse pronto de lo ocurrido, no desanimarse y seguir adelante. El entrenador del Espanyol no escatimó elogios: "Estoy orgulloso de mis futbolistas. Han sido fieles a su filosofía. Lo han intentado con todas sus fuerzas. Esto no puede empañar su gran temporada".

"Puedes preparar muchas cosas, pero después la creatividad de Messi, Villa, Pedro, Iniesta..., todos campeones del mundo, es difícil de contrarrestar", cerró el técnico blanquiazul.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de diciembre de 2010