Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Energía contagiosa de Atomic

El quinteto escandinavo Atomic hace jazz: pura y simplemente. Una concepción del jazz radicalmente particular, ecléctica y nueva que bebe de los maestros de diversas épocas, Ellington, Shepp, Mingus, Russell o Davis -entreverado con respeto profundo y admiración sin límites hacia el free europeo-, pero que desborda todas las influencias y enseñanzas para lograr una personalidad propia e inconfundible.

Ganas de vivir y de disfrutar y ganas de comunicar al mundo lo que se siente cuando eres joven, tienes talento, recorres países lejanos, tocas con los mejores y te aplauden. Atomic son capaces de hacer una música que es de hoy y que es del futuro también con los instrumentos acústicos de los músicos de hace 50, 80, 100 o 120 años. Los mejores momentos de Atomic nos hacen recuperar la energía de nuestros siete u ocho años cuando abrazábamos la vida sin más y éramos incapaces de dejar de saltar, gritar y correr sin motivo y sin razón.

Juntos y separados, los suecos Magnus Broo -trompeta- y Fredrik Ljungkvist -saxofones, clarinete- y los noruegos Håvard Wiik -piano-, Ingebrigt Håker Flaten -contrabajo- y Paal Nilssen-Love -batería- poseen currículo y experiencia suficientes. Graban desde el año 2000 para un pequeño sello noruego -Jazzland, del pianista Bugge Weseltoft- y son compañeros y cómplices del incansable Ken Vandermak en varios de sus proyectos. Este es su álbum número diez, grabado en directo en Estocolmo, contiene una bellísima y equilibrada combinación de las melodías épicas y solemnes de Broo, la demencia hipnótica de Love, las sabias y mágicas composiciones de Ljungkvist y de Wiik y la implacable habilidad de Flaten. No hay líderes en Atomic, pero sí un estilo lleno de fuerza contagiosa y omnipresente.

Los críticos no ahorran alabanzas cuando se refieren a Atomic, el público aplaude enfervorizado, pero la más divertida y acertada definición de la música del quinteto es la receta que ellos mismos han acuñado: "Una parte de conferencia académica y una parte de noche de juerga".

Atomic. Theatre Tilters. Jazzland/Universal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de diciembre de 2010