Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de los mayores 'narcos' afganos era informador de la CIA

Juma Khan colaboraba con EE UU y los talibanes

Hasta ayer, Haji Juma Khan, solo era conocido por ser quizás uno de los mayores señores de la droga en Afganistán. En 2008, este narco afgano que ayudó a mantener vivos a los talibanes con armas y dinero, fue detenido y llevado a Nueva York para enfrentarse a los cargos de narcoterrorismo. Lo que no se sabía hasta ahora, es que Juma Khan fue durante mucho tiempo un informador de Estados Unidos que facilitó a la CIA y a la DEA datos sobre los propios talibanes, la corrupción en el Gobierno afgano y otros traficantes de drogas.

Los agentes de estas dos agencias estadounidenses confiaron en sus soplos y le pagaron una gran cantidad de dinero por ello, según funcionarios de Estados Unidos citados por el diario The New York Times.

El traficante filtró datos de corrupción en el Gobierno y sobre los islamistas

Durante ese tiempo como espía al servicio de EE UU, el narco consiguió hacerse el amo de la droga en Afganistán. A pesar de que Estados Unidos tuvo noticias de que Juma Khan estaba alcanzando la cima de su carrera en 2006, los agentes de la CIA y la DEA lo llevaron secretamente a un hotel en Washington donde facilitó información a cambio de una condición de agente que implicaba cierta protección. O eso es lo que él esperaba.

Su abogado en Nueva York, Steve Zissou, ha negado que su cliente haya colaborado alguna vez con los talibanes. También ha desmentido haber informado a las agencias estadounidenses. "Se han dicho muchas cosas sobre Haji Juma Khan y casi todo lo que se ha dicho es falso. Él nunca ha sido un enemigo de Estados Unidos y tampoco ha ayudado a los talibanes ni a ningún otro grupo que suponga una amenaza para los norteamericanos".

Lo cierto es que Haji Juma Khan, un traficante analfabeto de cincuenta y tantos años, ha sido uno de los que más han ganado con la invasión del Ejército de EE UU en Afganistán.

La relación del Gobierno norteamericano con Haji Juma Khan ilustra cómo la guerra contra el terrorismo y la lucha contra el narcotráfico suelen chocar, sobre todo en Afganistán, donde el tráfico, la insurgencia y el Gobierno son realidades que se solapan muchas veces. El espionaje de Estados Unidos ha colaborado en otras ocasiones con personalidades sospechosas de formar parte del narcotráfico como Ahmed Wali Karzai, hermano del presidente, Hamid Karzai, y Haji Bashir Noorzai, arrestado en 2005. Karzai siempre ha negado su relación con el narcotráfico.

Por todo ello, la guerra en Afganistán está muy marcada por una perversa paradoja; la información que la CIA y la DEA han obtenido de los narcotraficantes ha servido para luchar contra los talibanes, pero al mismo tiempo ha ayudado a que Afganistán se convierta en un narco-Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de diciembre de 2010