Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España e Italia pierden la batalla del idioma en la patente europea

Los dos países consideran degradada su lengua frente al alemán, francés e inglés

España e Italia fueron derrotadas ayer en toda la línea en la guerra lingüística por la patente comunitaria al quedar como únicos países de la UE opuestos al plan de otros 11 socios y de la Comisión Europea que degrada al español y al italiano frente al alemán, francés e inglés en el campo de la patente. En un intento a la desesperada, Italia anunció que pedirá la intervención de los líderes de la Unión en el caso, mientras España amenazó con "impedir futuros acuerdos" en la UE y anunció que defenderá sus intereses ante el Tribunal de Luxemburgo.

Once países de la Unión (Alemania, Dinamarca, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Lituania, Luxemburgo, Países Bajos, Suecia y Reino Unido) han pedido a la Comisión que presente un plan para crear una patente europea, deseosos de cerrar un conflicto que lleva años enquistado. Se apoyan los 11 en la salida que ofrece el Tratado de Lisboa de crear una "cooperación reforzada" para desatascar situaciones semejantes. Para poner en marcha la "cooperación reforzada" basta la petición de nueve países.

Los 11 países, secundados en el Consejo de Ministros de Competitividad de ayer por la gran mayoría de los demás, mantienen que el debate sobre la patente no tiene visos de solución visto el numantinismo de los dos frentes. Por un lado, la Comisión, que pretende crear un régimen comunitario de patentes basado en la primacía del francés, inglés y alemán (a los que se concede carácter jurídicamente vinculante). En el otro, España e Italia se niegan a que sus respectivas lenguas sean simples comparsas (sin valor jurídico).

Más allá del diferendo formal sobre la patente, la estrategia de la Comisión, inspirada por el comisario francés Michel Barnier, sienta el precedente de que las tres lenguas se conviertan en lenguas oficiales frente a las 23 actuales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de diciembre de 2010