Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:BANDA SONORA

Músicos con estudios

Varias bandas tienen espacios de grabación escondidos en las tripas de la ciudad

Los hay muy profesionales o premeditadamente caseros. Todos buscan como objetivo capturar los momentos de inspiración justo cuando las musas deciden aparecer. Estas son las bandas que han montado sus estudios en Madrid.

- Amaral. En pleno corazón de la ciudad, en la zona de Callao, Eva Amaral y Juan Aguirre tienen un lugar para aislarse de toda esa vorágine urbanita. Se llama O Gato Negro, en homenaje a una tasca-pulpería de Santiago. Cerca de ese bar ofreció el dúo uno de sus primeros conciertos. "Es nuestra burbuja, donde nos encerramos a componer. No es un negocio, porque solo grabamos nosotros", informa Juan Aguirre, guitarra y compositor de Amaral. El dúo acude al estudio en bicicleta (viven cerca y además no conducen) y pasan horas allí grabando, reafirmando, como ellos dicen, "su independencia creativa". Más de 20 guitarras y "la batería de Eva" ocupan un espacio que es más un cálido salón que un frío estudio.

Amaral reafirma en su local su "independencia creativa"

En el de Stivel han grabado desde Sabina hasta La Cabra Mecánica

"Es como estar en un mini Abbey Road", dice Mate de Calle Mayor

"Es un lugar para despertar la creatividad" cree Juan de Dios Martín

- Alejo Stivel (Tequila). De cuantos salen en este reportaje, el de Alejo Stivel, célebre voz de Tequila, es el más grande. Un total de 450 metros cuadrados, tres salas de grabación, otros tantos controles... Se llama ASK (las iniciales de su nombre y sus dos apellidos, Alejo Stivel Katz) y está situado en Marqués de Monteagudo, 24 (cerca de la calle de Cartagena). Dos pósteres presiden el estudio, uno de los Beatles y otro de los Rolling Stones. "La mayoría de los grandes estudios son fríos, asépticos. El mío es grande, pero cálido y familiar", relata Stivel. Todos los grupos que entran en este espacio lo hacen porque los produce el propio Stivel. Hasta 150 álbumes se han grabado aquí. Nombres: 19 días y 500 noches, de Joaquín Sabina; Usar y tirar, de M Clan; Vestidos de domingo, de La Cabra Mecánica... Alejo asegura que se pasa más tiempo en su estudio que en su casa: "Mi récord fueron 72 horas seguidas trabajando". Solo una prohibición: no fumar. Ni siquiera Sabina, que tuvo que salir al balcón para su dosis de nicotina. Alejo: "No es por puritanismo. El que quiera consumir alcohol u otras sustancias que lo haga, pero no soporto el humo del tabaco".

- Alberto Matesanz (Mate). Una imagen poco habitual en un estudio de grabación: un bebé de 11 meses gateando a sus anchas. La niña se llama Cecilia y su padre es Alberto Matesanz, componente de bandas como Mate o Plastic D'Amour. Alberto ha montado su estudio de grabación en una de las habitaciones de su casa. El estudio, de unos 15 metros cuadrados, se llama Calle Mayor, por estar próximo a esta vía madrileña y como homenaje a la película del mismo título de Juan Antonio Bardem. "Es un concepto de estudio casero, muy artesanal, pero le he ido añadiendo piezas y ya es casi profesional", señala Alberto, que se considera más una rata de estudio que un músico de conciertos. "Es como estar en un mini Abbey Road cuando los Beatles tenían barra libre", define su Calle Mayor. Su nuevo proyecto se llama Músicas de cámara.

- Juan de Dios Martín (Deluxe, etcétera). Un parque de atracciones musical. Así definen los músicos el estudio de Juan de Dios Martín, un multiinstrumentista y productor que ha acompañado durante muchos años a Deluxe. Casadios, que así se llama el estudio, está en Arturo Soria y es el paraíso para los grupos por la cantidad de instrumentos que allí duermen, más de 20 guitarras, sitares, trompetas... "No es un aséptico estudio de grabación, es un lugar para despertar la creatividad", afirma Juan de Dios de un espacio donde han grabado Bunbury, Pereza, Marlango, Deluxe... "Monté una litera porque hubo un tiempo en el que tenía tanto trabajo que me quedaba a dormir", comenta Juan de Dios. "Ahora la utilizo para echarme la siesta". Vital también es el Bar Ludana, casi una extensión del estudio. Allí, su dueño, David, departe con los grupos y les sirve sus sabrosas tortillas y ensaladillas.

- The Right Ones. El objetivo es que la inspiración te pille trabajando. El grupo madrileño de rock and roll The Right Ones empezó hace algo más de un año a llenar de aparatejos de grabación un cuarto adyacente a su local de ensayo. "Es perfecto, porque podemos estar en el local ensayando, tenemos una idea, y la grabamos enseguida", comenta el grupo. Situado cerca de Conde de Casal, The Right Ones ofrece su estudio, de nombre Lower Side, a otras bandas: unos 150 euros por una jornada de 10 a 22 horas. No deben preocuparse por el avituallamiento: en una nevera amarilla aguardan, bien frescas, las cervezas que se llevan de los camerinos donde actúan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de diciembre de 2010