Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España sigue a la cola en la banda ancha fija pero despega en la móvil

Un informe de la OCDE resalta la baja penetración de Internet

La banda ancha fija (ADSL, cable y fibra) en España sigue siendo cara, escasa y de mala calidad. Pero el acceso a Internet a través del móvil está extendiéndose con rapidez y nos sitúa en la media de los países más desarrollados. Esas son las dos principales conclusiones del último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

La penetración de banda ancha española es de 22,2 conexiones por cada 100 habitantes, por debajo de la media de la OCDE (24,2), y ocupando el puesto vigésimo de la lista encabezada por Holanda (37,7), Dinamarca (37,3) y Corea (34,4).

Por debajo de España se sitúan diversos países de la Unión Europea como Italia, Irlanda, Portugal o Grecia, pero sobre todo Chile, México y Turquía que son los tres países que cerraban la lista.

Respecto al precio, España está entre los países más caros. Por precios medios, se sitúa en la décima posición con 55,6 dólares (42,5 euros) al mes. Por encima están países como Luxemburgo (127,8 dólares), Turquía (112,3 dólares) o Portugal (82,7 dólares).

Tampoco resiste la comparación en todas las categorías en las que la OCDE divide las ofertas según la velocidad de conexión. Así es el séptimo país más caro en la velocidad baja (hasta dos megabits por segundo), con 36,9 dólares al mes; el quinto más caro en velocidades medias (de 2 a 12 megas), con 57,9 dólares; ocupa el puesto 14 en el tramo medio (de 12 a 32 megas); y es el octavo más caro en la de velocidad más alta (a partir de 32 megas), con 85,04 dólares.

En banda ancha fija, el único dato positivo es que la banda ancha crece a un mayor timo en España que en la media. En el último año, la penetración había aumentado una media de 1,42 puntos en la OCDE, frente a los 1,7 puntos que creció en España aunque los mayores avances se habían constatado en Suiza, Luxemburgo, Francia, Japón, Portugal y México.

Por tecnologías salimos peor parados en cuanto a fibra óptica hasta el hogar, ya que solo tenemos el 1,5% del total frente a la media de la OCDE del 16,9% o el 86,5% de Japón.

Muy diferente es el panorama en banda ancha móvil, en donde España está en la media de los mejores países. Concretamente ocupa el puesto duodécimo, con 35,3 accesos por cada 100 habitantes. Los teléfonos inteligentes (smartphones) y otros dispositivos como las tabletas y los miniportátiles (netbook) han supuesto una explosión de la banda ancha móvil. Una vez más Corea del Sur encabeza la lista con 95 conexiones por cada 100 habitantes, seguida de Suecia (75,6), Japón (75,3) y Noruega (72,8).

El informe resalta que el método más común para la conexión de banda ancha es el ADSL (en cualquiera de sus variantes DSL) con un 58% del parque total de líneas, mientras el cable representaba un 29% y la fibra óptica un 11,5%.

El mercado de la banda ancha en la OCDE asciende a 294 millones de accesos, con Estados Unidos a la cabeza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de diciembre de 2010