Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Empresa & sectores

Arroz y aceite ya caminan juntos

El desembarco de Ebro Foods en SOS supone el primer paso hacia el gran grupo alimentario español

El próximo día 14, con una aportación de 50 millones de euros, Ebro Foods participará en la ampliación de capital abierta por el grupo SOS para rebajar a la mitad su actual endeudamiento de 1.500 millones de euros. Esta decisión de Ebro se adoptó en el marco del Contrato de Financiación previsto por SOS para una ampliación total de capital de 596 millones de euros y que se pretende cubrir por tres vías. La primera, con una aportación no dineraria de 237 millones por la conversión de las participaciones preferentes de los accionistas que finaliza el próximo día siete. Una segunda, con la aportación de otros 159 millones de euros por compensación de créditos de entidades financieras y, finalmente, una tercera, con aportaciones dinerarias con la venta de 400 millones de acciones a 0,5 euros título. Ebro Foods, entrará por esta vía con 50 millones y accederá al 10% del capital social resultante tras la finalización del proceso.

Ambos grupos ostentan el liderazgo mundial en los mercados del arroz y del aceite de oliva

Las negociaciones entre ambos grupos han supuesto igualmente la compra por Ebro Foods de la división arrocera de SOS por 195 millones de euros.

La compra de la división arrocera de SOS tiene importancia para Ebro en cuanto supone sumar al grupo líder mundial en el arroz una pieza más, con una ventas de 250 millones de euros. En la actualidad, con la adquisición de la australiana "Sunrice", el volumen de ventas del grupo se eleva a casi dos millones de toneladas. Con SOS, Ebro refuerza del liderazgo en el mercado español y supone un complemento en los mercados exteriores. Sin embargo, la nota más significativa en las negociaciones entre ambos grupos, viene determinada por la decisión de Ebro de entrar en el capital de la aceitera y de formar parte del consejo con dos miembros, el presidente Antonio Hernández Callejas y Demetrio Carceller.

"Ahora tenemos el trabajo de integrar en la empresa el negocio del arroz", señala Antonio Hernández Callejas. Pero, "sobre todo, tenemos un reto en el aceite al que esperamos responder de forma positiva, porque hay buenos equipos en ambas empresas". Sobre fórmula futura para ambas sociedades, el presidente de Ebro considera que es pronto para adelantar nada, aunque todo parece indicar que ese futuro pasaría por un solo grupo.

Para SOS, la entrada en su accionariado de una empresa consolidada y estable, como es Ebro , es un importante espaldarazo a la gestión llevada a cabo en la misma en el último año, tras la salida de los hermanos Salazar que dejaron la firma totalmente endeudada. Sería, además, una prueba de que la misma se halla limpia de los riesgos.

Para Ebro, se trata de un cambio radical en su mirada hacia SOS. Ebro Foods y, concretamente su presidente, Antonio Hernández Callejas, nunca negó su interés por el arroz, pero sí por el negocio del aceite. En términos coloquiales señalaba que se trataba de "un negocio sucio, que manchaba las manos". En lenguaje empresarial, recalcaba su postura de no entrar en un negocio del que no fuera especialista y que conociera en profundidad. El desembarco en las tripas del grupo aceitero supone el primer paso para tener el conocimiento. En algunos medios del sector se ha valorado la operación de Ebro como una estrategia financiera especulativa, compras de títulos a 0,5 euros para hacer negocio. Pero, esa política no responde a la línea seguida por la empresa en su existencia bajo su actual presidencia.

Por el contrario, la operación actual encaja en la filosofía y de los intereses de ambos grupos.

Desde la actual perspectiva de SOS, Ebro supone la posibilidad de ese socio de referencia, que buscaba en su doble faceta, financiero e industrial. Aunque no se pueden descartar totalmente los diferentes posibles grupos que se habían barajado en las últimas semanas como socios de referencia,

Sovena, Bunge, Hojiblanca y otro grupo de cooperativas andaluzas en torno a Interoleo, Olivar de Segura u Oleoestepa, la realidad es que esa vía ha sufrido un paso atrás, si no, su cierre definitivo.

Desde las posiciones de Ebro Foods, la operación de desembarco como un paso inicial hacia otras actuaciones, encaja en su política a la hora de hacer sus compras. Antonio Hernández Callejas, como cabeza del accionista de referencia, a la hora de acometer una operación para el grupo, además de tener un conocimiento de ese sector y estar de acuerdo en el precio, contempla otras exigencias que prácticamente se cumplen todas en el caso de SOS.

La empresa en la que tomará inicialmente el 10% del accionariado es líder mundial indiscutible en el sector del aceite de oliva, con una cuota media de mercado del 24% y cuenta igualmente con marcas líderes. Tiene el 72% de su facturación en los mercados exteriores. En arroz no supone, en ningún caso competencia de mercados. Dispone de una gran capacidad para el crecimiento en mercados como el de Estados Unidos con un producto bien valorado y pagado por los consumidores. Ebro considera que el grupo SOS tiene capacidad para mejorar su eficiencia productiva. Y finalmente, se trata de dos grupos que suponen un complemento en su amplia cadena de distribución para copar los mercados desde Australia a España en arroz y aceite. De punta a punta.

Dos formas de crecer

SOS y Ebro Foods son los dos grupos agroalimentarios más importantes del país que han pujado por el liderazgo en el sector. Sus principales responsables, los hermanos Jesús y Jaime Salazar en S0S hasta 2009, y Antonio Hernández Callejas, en Ebro, se han vigilado en sus estrategias de crecimiento. Tienen en común que ambos grupos se han levantado a partir de empresas matrices discretas como era la arrocera Herba, en el caso de Ebro y de la maderera

Arana, en SOS. Sin embargo, han desarrollado políticas de crecimiento distintas. Los hermanos Salazar, artífices en lo positivo y en lo negativo de lo que hoy es el grupo SOS, siempre lamentaron no haber adquirido el negocio del azúcar cuando estaba en su pleno apogeo de beneficios, junto con su gran patrimonio inmobiliario.

En SOS, a golpe de talonario y a precios elevados, se ha construido en poco más de una década el segundo grupo alimentario español y líder indiscutible mundial en el sector del aceite de oliva con compras por unos 1.400 millones de euros donde destacan Koipe, 415 millones de euros, Bertolli, 630 millones y Carapelli por 128 millones. La venta de Cuétara no salvó al grupo de su endeudamiento.

Por el contrario, la estrategia de Ebro se ha basado en un tejer y destejer del grupo con adquisiciones importantes en España como las de Azucarera y

Puleva, para revender las mismas por casi 1.200 millones de euros con la mirada puesta en la construcción de un gran grupo basado en el arroz, las pastas y las salsas con posición de liderazgo en el mundo y pensando en los mercados exteriores. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de diciembre de 2010

Más información