Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'caso Brugal' dinamita el Gobierno entre populares y nacionalistas en Calp

El pacto que en octubre de 2008 aupó al Gobierno de Calp al nacionalista Ximo Tur con el apoyo del PP quedó enterrado ayer como consecuencia del caso Brugal. Cinco de los seis ediles del PP que aún permanecían en el equipo de Tur han renunciado a sus delegaciones. Estos concejales se solidarizan con otros tres compañeros, encabezados por el ex regidor Javier Morató, a los que Tur retiró las delegaciones por su implicación en las supuestas irregularidades de la contrata municipal de la basura. El Gobierno de Calp queda ahora con solo tres concejales de los 21 que integran la Corporación: Tur, el edil del Partido Social Demócrata, y otro concejal del PP.

Tur llegó a la alcaldía el 6 de octubre de 2008 merced a una moción de censura, con el apoyo del PP y del PSD, que desalojó del Gobierno al socialista Luis Serna. Las tensiones internas del equipo de gobierno han sido constantes, aunque la espoleta que ha dinamitado el pacto ha sido la implicación de tres ediles populares en la trama Brugal. La policía y el fiscal acusan a los concejales del PP de los supuestos delitos de cohecho, fraude y tráfico de influencias en la adjudicación de la contrata de la basura a Ángel Fenoll, cabecilla de la trama, según la investigación. Esta pieza del sumario general la instruye el Juzgado número 1 de Dénia. El magistrado ha abierto diligencias previas con la petición al Consistorio de documentación relacionada con el contrato, adjudicado en 1998.

La renuncia de los concejales populares obliga al alcalde Tur a gobernar por decreto en estos seis meses que restan de mandato. La ley no permite una nueva moción censura. El alcalde, Joaquim Tur, señaló: "Cada cual puede hacer sus interpretaciones, yo no he roto el pacto". Y añadió: "He destituido a unas personas presuntamente relacionadas con el caso Brugal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de diciembre de 2010