CIBERACTIVISMO | CiberP@ís

"Obama me ha decepcionado"

Lessig dejó de asesorar al presidente de EE UU porque cree que su política es "demasiado convencional y poco revolucionaria"

Muchos defensores de la cultura libre tuvieron un destello de esperanza cuando, durante la campaña presidencial, Barack Obama fichó a Lawrence Lessig como asesor. Sin embargo, a pesar de que la Casa Blanca ha adoptado las licencias Creative Commons (CC) para algunos de sus contenidos digitales, Lessig no cree que el presidente vaya a impulsar una reforma del copyright. "Ya no soy asesor de Obama. Su política me ha decepcionado, es demasiado convencional y poco revolucionaria. Ha olvidado las promesas de cambio y está jugando con las viejas reglas", lamenta Lessig.

"Empresas e instituciones deben modificar su aproximación al problema. No se trata de proteger los paradigmas del siglo XIX y XX del ataque del XXI, sino de cómo podemos poner a los artistas y creadores del siglo XXI en la condición de ganar dinero", asegura Lessig, que considera el sistema CC como el primer paso hacia una legislación "justa, sensible y actual".

"No hay que proteger los paradigmas del siglo pasado"

"Ante todo debemos admitir la diversidad de modelos creativos. Gracias a la tecnología digital, junto a los creadores profesionales, han aparecido muchas personas que crean por placer y no por dinero. En los siglos XIX y XX la ley afectaba solo a los profesionales, pero en el XXI los sujetos legales son dos, profesionales y aficionados, con exigencias bien distintas. La legislación actual no garantiza la libertad que el creador aficionado necesita, ni apoya suficientemente a quien quiere vivir de su arte. Necesitamos un modelo capaz de impulsar el intercambio no comercial y de proporcionar un sistema eficaz, justo y remunerativo para la distribución comercial de las creaciones artísticas", indica Lessig.

Lessig, profesor en Harvard y creador del sistema de licencias CC, estuvo en el Kosmópolis de Barcelona para explicar uno de los últimos logros del Center for Internet and Society, que fundó siendo profesor de la Escuela de Derecho de Stanford para analizar casos legales y crear jurisprudencia relacionada con los derechos de autor en el mundo digital. Se trata del caso Finnegans Wake, que enfrentó a la profesora de Stanford Carol Shloss al heredero de James Joyce, su nieto Stephen. Gracias a los estudios llevados a cabo por el Fair Use Project (FUP), creado para proporcionar apoyo legal a la libertad creativa y académica, Lessig pudo centrar su defensa en una nueva interpretación de la ley: el mal uso de los derechos de autor (copyright misuse). Tras años de pleitos, la profesora obtuvo el derecho de cita y Stephen Joyce fue condenado a pagar 240.000 dólares de indemnización (unos 183.000 euros). "El Fair Use Proyect empezó en 2006 y sigue ampliándose con nueva casuística. Aunque sigo apoyándolo, ahora me estoy dedicando a un proyecto sobre la corrupción institucional y las prácticas que debilitan la confianza de la ciudadanía en las instituciones. La esencia del sistema político americano es corrupta, porque ha desarrollado una dependencia excesiva del poder económico, que le empuja a ocuparse solo de los temas que afectan a los grupos sociales que hacen grandes donativos para las campañas políticas".

Mientras, el equipo legal del FUP se ha lanzado en una nueva batalla: obligar a la Corte Suprema de Estados Unidos a declarar inconstitucional una enmienda que ha vuelto a colocar bajo copyright miles de obras de autores extranjeros, que durante décadas eran de dominio público en el país norteamericano.

Lawrence Lessig, durante su visita a Barcelona.
Lawrence Lessig, durante su visita a Barcelona.CARLES RIBAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS