Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | Hoy se eligen las próximas sedes mundialistas

Putin da un paso al lado

El primer ministro ruso, que sí apoyó los Juegos de Sochi 2014, decide en el último momento no viajar a Suiza - Zapatero y Cameron sí están al frente de sus candidaturas

El primer ministro ruso, Vladímir Putin, ha decidido abstenerse de viajar a Suiza a la reunión de la FIFA donde hoy se decide qué país organizará el Campeonato del Mundo de 2018, al que aspira Rusia. Y lo ha hecho, según sus explicaciones, para no presionar a los dirigentes del fútbol internacional en medio de la campaña que contra ellos se está llevando a cabo. La BBC ha emitido esta misma semana un reportaje en el que acusa de corrupción a algunos miembros de la FIFA.

"Venimos observando con pena en los últimos tiempos una clara campaña contra los miembros de la dirección de la FIFA, a los que enlodan y comprometen", dijo ayer Putin al comienzo de la reunión del Gabinete de Ministros. Para Putin, esa campaña es una "competencia desleal lanzada durante los preparativos de la votación para elegir al país candidato que organizará el Mundial".

"Me apetece mucho ir y presentar la candidatura en persona", confesó Putin. Pero "en estas circunstancias, considero que es mejor que me abstenga de ese viaje precisamente por respeto a los miembros de la FIFA y a su junta directiva, y para darles la posibilidad de tomar una decisión objetiva tranquilamente y sin ningún tipo de presión", manifestó.

El primer ministro hizo un llamamiento a los líderes de los otros países candidatos al Mundial 2018 -Inglaterra, España y Portugal, y Holanda y Bélgica- para que se abstengan también de viajar a Zúrich. El presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, tiene previsto llegar hoy para defender la candidatura ibérica y el británico David Cameron ya es?tá en la ciudad suiza.

Putin telefoneó al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, para comunicarle su decisión e informarle de que, en su lugar, la delegación rusa la encabezará el viceprimer ministro Ígor Shuválov.

"Ni una sola vez se ha celebrado la Copa del Mundo en Rusia o en Europa Oriental", señaló el dirigente ruso, subrayando que "Rusia tiene deseos y posibilidades, incluido el potencial financiero, de organizar este grandioso torneo. Y si la decisión favorece a nuestro país, entonces me reuniré de inmediato con Blatter y con los miembros de la directiva de la FIFA para discutir juntos los planes sobre la organización del Mundial en Rusia en 2018".

La decisión de Putin de no ir a Zúrich ha significado un golpe para todos los implicados en impulsar la candidatura de Rusia, ya que consideraban que el primer ministro podía inclinar la balanza a su favor. A pesar de ello, algunos piensan que su discurso adulador de la FIFA podría desempeñar un papel altamente positivo.Pero, aunque no lo digan abiertamente, los rusos tienen pocas esperanzas de salir ganadores. Esta campaña ha sido menos agresiva que la organizada para obtener la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 en Sochi, en la que Putin se volcó al máximo.

Sin Putin, la estrella principal de la delegación rusa será Andréi Arshavin, la estrella del fútbol ruso que juega en el Arsenal. También irán la doble campeona olímpica de salto con pértiga, Yelena Isinbáyeva, y el legendario portero de la época soviética, Rinat Dasáyev. Y, con todos ellos, Roman Abramovich, el multimillonario dueño del Chelsea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de diciembre de 2010