Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:EL GRAN CLÁSICO | Festival azulgrana, batacazo madridista

"El 2-6 fue perfecto, y esto lo supera"

Xavi reconoce que contra el Madrid tuvo "una sensación de enorme superioridad"

La magnitud de la proeza. Eso es lo que trató de medir a través de sus palabras una vez más Xavi, un jugador ya acostumbrado a disfrutar de gestas similares al 5-0 con el que el Barcelona saldó el clásico. En el retrovisor de uno de los principales aspirantes a ganar el Balón de Oro, del jugador que copó la portada de L'Equipe con su mano izquierda agarrada al escudo y la derecha con el dedo índice señalando arriba mientras celebraba el primer gol a Casillas, está otra goleada al Madrid, la obtenida en el Bernabéu en mayo de 2009. "Aquel 2-6 fue el partido perfecto, pero este lo supera en cuanto a juego. La sensación fue tremenda, de una superioridad enorme, como no había vivido nunca. Fuimos mejores en todas las facetas. Es uno de los mejores partido de mi vida. Hay partidos en que lo hemos hecho bien, pero quizás no tenían la misma trascendencia. Es una maravilla sentirte así, una pasada, no tiene precio". Xavi fue el mejor pasador del encuentro: repartió entre sus compañeros 119 pases, de ellos 114 bien. Busquets e Iniesta le siguieron en la clasificación, y entre los 10 mejores pasadores del clásico solo se coló un madridista, Xabi Alonso, en octava posición (51 pases, 42 buenos).

"No somos nadie para decir que esto es una cura de humildad", puntualizó el volante

"El Balón de Oro para Iniesta o para mí sería un premio colectivo a la filosofía Barça"

MÁS INFORMACIÓN

Le propusieron ayer a Xavi si aceptaba un titular que reflejara que la goleada supone para el Madrid una cura de humildad. "No me gusta", aseveró Xavi. "Le tenemos mucho respeto al Madrid. No somos nadie para decir que es una cura de humildad. Vamos a pensar en nosotros, en disfrutar de lo que hemos hecho. Bastante jodidos estarán ellos como para decirles eso. No es ninguna cura de humildad, entre otras cosas porque en el Madrid juegan amigos míos, futbolistas muy humildes. Vamos, que no te lo compro".

El centrocampista de Terrassa está convencido de que el Madrid será competitivo hasta el final. "Perder un partido donde se esperaba mucho de ellos es un golpe fuerte. Para nosotros es al revés, un golpe de moral. Aún queda mucha Liga. Veremos cómo reaccionan".

Pese a que calificó la entrada de Sergio Ramos a Messi de "violencia extrema", Xavi no quiso entrar a fondo en los rifirrafes que se produjeron a lo largo del encuentro y en especial en la acción que protagonizaron Guardiola y Cristiano Ronaldo en la banda, cuando el portugués empujó al entrenador después de que este le negara el balón. "Son cosas que pasan fruto de la tensión. Nosotros hemos perdido 4-1 en el Bernabéu y tienes una sensación muy mala, de impotencia y de rabia". En cuanto al gesto que hicieron algunos jugadores del Barça, mostrando la mano con los cinco dedos extendidos para festejar el 5-0, indicó: "Quizá solo saludaban. Es que no se puede hacer nada porque al final todo parece una provocación. Que cada uno haga lo que quiera, sin faltar al respeto".

A falta de poco más de un mes para que se entregue el Balón de Oro (el 10 de enero), el papel que Xavi desempeñó en el partido contra el Madrid puede suponerle un empujón en la carrera que mantiene con Wesley Sneijder (Inter) y Andrés Iniesta, los otros dos favoritos para llevarse el premio. De cualquier forma, el centrocampista recalcó que nunca ha salido a un terreno de juego pensando en ello, y que su principal objetivo es el de ganar partidos gracias al juego colectivo. "Cuando salgo al campo lo hago pensando en el equipo, no en premios individuales o en marcar dos o tres goles. Aunque claro que me gustaría ganarlo. Tanto si lo ganara Andrés como si lo hiciera yo, sería un premio colectivo a la filosofía Barça", zanjó el volante azulgrana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de diciembre de 2010