Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia insiste en que Bellver pudo cometer prevaricación

La Audiencia de Valencia ha vuelto a rechazar un recurso de Jorge Bellver, concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Valencia, imputado por supuesto delito de prevariación en relación con la autorización de las obras que permitieron construir un aparcamiento subterráneo que afecta a un bien protegido, los Jardines de Monforte, sin el informe de Patrimonio al que obliga la ley.

El recurso de Bellver, en esta ocasión, pretendía que se rechazara la decisión del juez que instruye el caso, con idéntica posición del ministerio fiscal, de citar a declarar como imputados a 27 funcionarios del Consistorio. Primero, la sección segunda, discute la legitimidad del propio Bellver para solicitar eso. Al tiempo que deja claro que el Ayuntamiento, que en varios momentos ha tratado de actuar como parte, tenga derecho a formar parte del procedimiento, ya que puede ser responsable civil subsidiario si se depuran responsabilidades. Entiende el tribunal que es procedente que hayan declarado en calidad de imputados todos los técnicos que ya lo han hecho (sobre la gran mayoría el juez ha retirado la imputación). Y lo cree así porque fue el testimonio de Bellver el que empujó al magistrado y al fiscal a esa situación. ¿Por qué? Porque señaló que firmaba lo que le ponían delante y que no sabía, a pesar de la exigencia del trámite de pasar por Patrimonio que recogen muchas de las licencias que puede conceder el área que él mismo dirige y que están, incluso, en la página web. Al margen de que Bellver y algunos de sus técnicos han tramitado y concedido licencias similares a la del aparcamiento que afecta a los protegidos Jardines de Monforte con la preceptiva exigencia de informe a Patrimonio incluida, como exige la ley.

El tribunal da por buenas las declaraciones de 27 funcionarios

Y el tribunal, en su auto, y recordando otro previo, recoge: "Una de las posibilidades de comisión del delito de prevaricación es la omisión de las exigencias procedimentales para eludir los controles que el propio procedimiento establece".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de diciembre de 2010