"Orihuela huele a basura"

300 vecinos se concentran contra la corrupción y a favor de la trasparencia

Hernán Velásquez y Pablo Mojica, de 18 años, pese a su edad, quisieron sumarse ayer a la concentración contra la corrupción y a favor de la transparencia que habían convocado 15 colectivos en Orihuela, pese a las trabas puestas por el Ayuntamiento. "No somos indiferentes ante lo que está pasando, queremos que la gente se mueva y reaccione", aseguraron estos jóvenes, que se sumaron a la protesta que reunió a unas 300 personas. Pese al frío, a la fina lluvia y a la campaña de boicot del PP, que gobierna el Ayuntamiento, los vecinos respondieron a la convocatoria.

Entre las pancartas se podía leer "Imputados dimitir PPitando, Orihuela huela a basura, Corruptos fuera ya". En el parlamento que se leyó al final de la protesta, los convocantes exigieron a los ciudadanos que "castiguen con su voto en las urnas para que el olor a corrupción desaparezca del Ayuntamiento". La concentración convocada por la Plataforma por la Transparencia, de la que forman parte 15 colectivos cívicos, partidos de izquierda y otras asociaciones de La Vega Baja; sirvió también para difundir las cuñas de radio que el PP ha vetado amenazando con denunciar a las emisoras locales. En ellas se oían titulares recogidos en la prensa durante estos meses: "El caso Brugal alcanza a la mitad del grupo de gobierno del Ayuntamiento de Orihuela".Junto a las polémicas cuñas de radio, se difundió por megafonía algunas de las conversaciones incorporadas al caso Brugal. Se trata de las cintas que el empresario Ángel Fenoll tenía en su oficina con conversaciones comprometidas entre concejales del PP y empresarios y que desvelan como, presuntamente, se intentó amañar la adjudicación de la contrata de basura de Orihuela. Los protagonistas de estas grabaciones son, entre otros, el concejal Ginés Sánchez, el asesor de la alcaldía, Pedro Meseguer y los empresarios Javier Bru y el propio Ángel Fenoll. "Rechazamos el contenido repugnante de estas grabaciones que desvelan operaciones mafiosas", aseguró Guadalupe Sánchez, portavoz de la plataforma, en el comunicado en el que admitieron que la corrupción provoca "una desmoralización" general.

La protesta reunió a representantes de todos los partidos políticos en la oposición (PSOE, EU, Verdes, Centro Liberal Renovador, Bloc o Compromís). El concejal socialista oriolano Carlos Bascuñana destacó que la iniciativa vecinal ha sido espontánea ante "determinadas conductas" de los políticos del PP. Y el portavoz local de Los Verdes, Monserrate Guillén, admitió que la concentración obedece a que los "ciudadanos están hasta las narices de aguantar lo que ocurre, independientemente de lo que la Justicia diga en su día" ya que ven que algunos "se dedican a beneficiarse ellos y a personas afines". Por último, el portavoz de Centro Renovador Liberal (CRL), Pedro Mancebo, coincidió en que la gente "está cansada de que les tomen el pelo" y de que los "engaños y conductas corruptas beneficien a unos pocos y perjudiquen a todos".

Apoyo a los jueces

El colectivo mostró su apoyo incondicional al trabajo de los jueces, fiscales y de la policía, planteó la necesidad de crear una comisión de investigación en el Ayuntamiento y exigió la dimisión de los cargos del PP imputados por el juez. Los manifestantes dijeron estar "hartos" de tantas corruptelas y gritaron "basta ya".

A la misma hora que unos pocos vecinos protestaban a la puerta de Ayuntamiento de Orihuela por la corrupción, su alcaldesa, Mónica Lorente, se enfundó de chándal y se dio un baño de multitudes al reunir a un millar de deportistas y vecinos para inaugurar un polideportivo en Orihuela Costa, que ha supuesto una inversión de 2,5 millones de euros del Fondo Estatal de Inversión Local. Hasta allí también acudieron un centenar de vecinos para exigir más transparencia.

Centenares de ciudadanos se concentraron para protestar frente al Ayuntamiento de Orihuela.
Centenares de ciudadanos se concentraron para protestar frente al Ayuntamiento de Orihuela.DAVID RODRÍGUEZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS