Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS | Copa de Maestros

Federer devora a Ferrer

El homenaje al viejo Ivan Lendl también tuvo algo de la fría tortura a la que el estadounidense de origen checo sometía a sus rivales. Andy Murray salió a la pista vistiendo rombos, recuerdo mudo a la imagen de Iván El Terrible en los 80, y abrió la Copa de Maestros como un relámpago: en solo 1h 19m se deshizo por 6-2 y 6-4 del sueco Robin Soderling, preludio de lo que vendría luego. Apareció el suizo Roger Federer vestido de rojo sangre, vio el número dos del mundo a Maradona arrebujado en un palco y, tras otear el horizonte, devoró a David Ferrer, sometido a un martirio: el alicantino, que jugará mañana en el primer turno contra Soderling, cayó por 6-1 y 6-4 tras cometer 30 errores no forzados con seis dobles faltas. El número siete no ganó ninguno de sus servicios de la primera manga. Sufrió su undécimo partido contra el suizo sin conocer la victoria. Y se marchó con una raqueta rota, la garganta raspada de gruñidos y una tarde notable al resto (se procuró seis bolas de break) que no le sirvió de nada.

Su derrota cerró una jornada que muchos celebraron por otras razones: las temporadas de 2012 y 2013 tendrán dos semanas más de descanso para los jugadores, que disfrutarán así de un total de siete. La Copa de Maestros pasará a disputarse después del torneo de París-Bercy, sin una semana de descanso. Indian Wells y Miami deberán jugarse antes que ahora, lo que les obligará a competir por el público con el baloncesto universitario estadounidense. Y la Federación Internacional deberá decidir si mantiene o cambia la fecha de la final de la Copa Davis, última cita tradicional del calendario.

Eso no era lo que preocupaba ayer a Ferrer. El alicantino dispuso de tres pelotas para igualar a cinco juegos en la segunda manga y se marchó con un récord de los que dejan acomplejado: en 11 partidos contra el suizo, no ha ganado ninguno. Hoy, cuando Rafael Nadal debutará ante Andy Roddick (21.00, Teledeporte), le toca adaptarse a lo inesperado. Esto es la Copa de Maestros. Esto es Londres. Aquí se juegan tres partidos. Aún tiene margen de maniobra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de noviembre de 2010