Reportaje:Economía global

Más cerca de Bruselas

Albania da el primer paso para su ingreso en la Unión Europea en medio de un fuerte ajuste presupuestario

La Unión Europea (UE) aprobó la semana pasada la exención de visado para que los ciudadanos albaneses puedan viajar a cualquiera de los 27 miembros del club comunitario. La noticia ha sido recibida en el país balcánico con júbilo y ha sido calificada por el gobernador del Banco Central, Ardian Fullani, como "el mejor impulso económico de las últimas dos décadas". Este acuerdo trae consigo además la recomendación de la Comisión Europea de abrir las negociaciones de adhesión, un año después de que Albania presentase su solicitud formal ante Bruselas.

¿Qué gana Albania? En primer lugar, la retirada del visado impulsa la libertad de movimiento de los ciudadanos albaneses, pero sobre todo de los emigrantes, cuyo envío de remesas representa anualmente cerca del 20% del PIB. El Ejecutivo albanés ve esta exención como una oportunidad para reducir los niveles de pobreza del país -los más altos de Europa-, que en estos momentos afectan al 12% de la población. No obstante, la principal noticia es que la UE abre las puertas para incrementar las inversiones y el comercio exterior albanés.

Las remesas de los inmigrantes constituyen casi el 20% del PIB

De esta manera se envía un mensaje de tranquilidad a los inversores extranjeros y se fomentan acuerdos económicos inmediatos. Precisamente estas últimas semanas los mercados habían manifestado su intranquilidad por los posibles impagos de Albania ante el aumento de su deuda pública. Standard & Poor's (S&P) ha elogiado la actual posición macroeconómica de Albania y ha destacado que las intenciones de ingresar en la UE pueden servir de incentivo adicional para que el Ejecutivo controle sus presupuestos.

Por su parte, el FMI ha insistido en reiteradas ocasiones -la última, hace escasas semanas- en que Albania debe hacer esfuerzos adicionales por reducir su elevada deuda pública, que en menos de una década ha pasado del 54% del PIB hasta el actual 60%, equivalente a unos 4.600 millones de euros. Lo que más preocupa al FMI es el déficit fiscal, que según el Ejecutivo de Tirana pasará del 7,4% hasta el 3,7% del PIB este año. Todo ello, en principio, gracias a los esfuerzos que se han puesto en marcha desde este verano para recortar gastos en sanidad, educación y administración.

Lo positivo es que Albania ha colocado por primera vez en el mercado internacional una emisión de deuda pública de 300 millones de euros con un interés del 7,5%. Esta colocación ha coincidido con las buenas noticias procedentes de Bruselas y, según el Ejecutivo, confirma "la confianza en el Gobierno, en la economía albanesa y en las reformas emprendidas" y constituye "un apoyo innegable a nuestras políticas macroeconómicas". Históricamente, el fisco albanés se ha financiado con préstamos de bancos locales y de organismos internacionales.

A favor de Albania juega además su creciente estabilidad política, una inflación controlada y una constante alza de las exportaciones. Las previsiones del mismo FMI indican que en 2010 el país crecerá un 2,6%, cuatro décimas menos que en 2009, pero solo dos puntos por debajo de la media de la última década. Y es que a pesar de la crisis económica internacional, Albania será uno de los países balcánicos que más crecerán este año. -

Una trabajadora cose ropa para el Ejército griego en un taller textil de Gjirokaster (Albania).
Una trabajadora cose ropa para el Ejército griego en un taller textil de Gjirokaster (Albania).REUTERS

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 21 de noviembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50