Camps niega que la próxima edición de la F-1 corra peligro

La oposición quiere saber la situación del gran premio

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y la portavoz del Consell, Paula Sánchez de León, tuvieron que salir ayer al quite para desmentir una información y un artículo editorial publicados el viernes en El Periódico que aseguraba que el jefe del Consell intenta desprenderse del Gran Premio de Europa de Fórmula 1 que se celebra en el circuito urbano de Valencia. El citado medio aseguraba que Camps ha hecho gestiones para intentar desprenderse de la carrera porque tiene dificultades para asumir el canon que paga a Fórmula One Administration, la empresa de Bernie Ecclestone, y el coste de la organización del gran premio.

"Eso no es verdad", sentenció el propio presidente de la Generalitat. La portavoz del Gobierno valenciano, Paula Sánchez de León, aseguró que la Generalitat "no se ha planteado ningún cambio" en la gestión del Gran Premio de Europa de Fórmula 1 que se celebra en Valencia y que, según dijo, continuará organizándose "como hasta ahora".

Clemente afea a Alarte que se haga eco de "rumores malintencionados"

Pese a ello, la oposición exigió al Consell que aclare la situación. El secretario general de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, exigió en Alicante explicaciones "inmediatas" al presidente Francisco Camps sobre la posible marcha de la fórmula 1 de Valencia. Alarte reclamó que el Consell aclare si negocia "de tapadillo" la salida de la fórmula 1 y exigió que el Ejecutivo valenciano se haga responsable de los entre 140 millones y 150 millones gastados en un proyecto que ha resultado "un fiasco" y que, aseguró, está a punto de convertirse en una nueva Terra Mítica.

Alarte realizó estas declaraciones durante su visita a distintos puntos de la ciudad acompañado del portavoz socialista en las Cortes, Ángel Luna, y de la candidata socialista a la alcaldía de Alicante, Elena Martín. En uno de estos actos, Martín denunció que el Ayuntamiento de Alicante vetó el acceso de periodistas gráficos (un cámara y un fotógrafo del PSPV-PSOE) al centro social público Gastón Castelló, donde tenían previsto reunirse con colectivos vecinales. El equipo de gobierno, del PP, se defendió de las críticas pero admitió que se restringe a periodistas gráficos para "proteger la intimidad e imagen" de los usuarios, que pertenecen a "colectivos vulnerables".

El portavoz parlamentario de Compromís también pidió la comparecencia urgente en las Cortes Valencianas del vicepresidente económico, Gerardo Camps, para dar explicaciones sobre la situación de la carrera de F-1 en el circuito urbano de Valencia. "No podemos consentir que unos hagan negocio a costa del erario público", señaló Morera.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las críticas fueron replicadas por el secretario general del PP valenciano, Antonio Clemente, que aseguró que la F-1 se mantiene y el que Consell cumplirá sus compromisos y acusó al candidato del PSPV, Jorge Alarte, de hacer caso de "rumores malintencionados que hacen daño a la imagen de la Comunidad, con tal de desprestigiar al PP".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS