Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AUDIOVISUAL | CiberP@ís

El videoclub casero de Apple

La eficacia del dispositivo para alquilar películas dependerá de la banda ancha

"Cargando, cargando, cargando.... Listo para reproducir en 131 minutos". La primera impresión, un chasco: nos quedamos sin ver en la tele Up in The Air, que habíamos alquilado en el recién estrenado videoclub de Apple por 4,99 euros. La culpa no era mía, lo primero que pensé, ni del aparato Apple TV , que había configurado bien y con rapidez. Fallaba la conexión a Internet.

Este pequeño y ligero aparato de cine en casa, que cuesta 119 euros, se conecta al televisor con el cable HDMI y a Internet por wifi o ethernet. Sirve, principalmente, para alquilar las películas en alta definición disponibles en la tienda de Apple (no hay series ni documentales) y verlas en el sofá sin conectar Apple TV al ordenador.

El sistema permite ver películas en 'streaming' sin conectar el PC

Aunque tiene conexión USB no se pueden reproducir contenidos externos

El aparato, compatible con Mac y PC, viene con el cable de alimentación eléctrica, el mando y el manual de instrucciones. Deberá comprar por separado un cable de conexión HDMI, imprescindible para conectar el Apple TV a su televisor de alta definición (HD), otro requisito básico. Y si el teclado virtual del mando le resulta incómodo, descárguese la aplicación Remote gratuitamente de la tienda de Apple para transformar su iPhone, iPod Touch o iPad en un mando a distancia táctil.

Up in... no se veía porque la conexión solo daba unos míseros 200 kbps de bajada cuando tengo contratados 3 mbps. Al día siguiente, el servicio técnico de mi proveedor de acceso, Movistar, vino a casa y solucionó el problema.

Primera conclusión: el éxito del servicio depende de la velocidad de conexión a la Red, como otros similares. Si tiene una tarifa ADSL estándar, como la mía, le recomiendo que conecte el aparato al router por el cable ethernet o piense seriamente en ampliar su conexión de banda ancha. Acto seguido empezamos a reproducir la película, aunque nos llevamos la segunda decepción: los contenidos no están disponibles en versión original.

Las películas se alquilan durante un mes, pero cuando se empieza a reproducir disfrutará de ellas tantas veces como quiera durante 48 horas; luego desparecerán de la biblioteca. Los precios de alquiler oscilan de 0,99 euros a 4,99 euros. Un euro más para la alta definición.

Apple TV no es solo un videoclub para ver contenidos de pago. Gracias a su conexión inalámbrica integrada disfrutará de los vídeos de YouTube, las fotos de Flickr o Mobile Me, todo tipo de podcasts y cientos de emisoras de radio por Internet. Además, todos aquellos contenidos que almacena en el iTunes de su ordenador -música, vídeos y fotografías- se ven en la tele con la opción Compartir en casa.

Desde Apple TV solo se puede alquilar. Si decide comprar una película hay que hacerlo a través del ordenador y su cuenta en iTunes, la tienda de Apple. Entonces la podrá ver en cualquier aparato Apple, desde el televisor al iPad. En ese caso, las compras de estrenos cuestan entre 9,99 y 13,99 euros; y los filmes de catálogo, de 4,99 a 7,99 euros. Precios que aumentan para sus versiones en alta definición (de 5,99 euros a 16,99).

La función Compartir en casa es automática si el Apple TV y el PC están conectados por la red inalámbrica. Primero, se activa en el ordenador y luego en el Apple TV. El orden es importante porque al revés no funciona. Como tampoco sirve si el videoclub casero está enchufado al router por ethernet y el PC, por wifi. Entonces, olvídese de compartir nada con nada.

Apple TV también incorpora un puerto micro USB, aunque no se hagan ilusiones porque no podrá reproducir contenidos externos; vamos, que solo sirve para "tareas de reparación y diagnóstico". Y el puerto de audio digital óptico, que tampoco viene en la caja, le permite conectar su Apple TV a su Home Cinema.

En Apple TV no hay cuota mensual. Se paga por lo que se consume, que se visualiza por streaming porque no hay descarga de archivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 2010