Reportaje:FÚTBOL | Partido por la candidatura ibérica al Mundial

"Claros favoritos"

La candidatura ibérica celebra la buena nota dada por la FIFA en infraestructuras y presupuesto

Antes de que saltaran al césped del estadio Da Luz, de Lisboa, para despedir el año con un partido amistoso, Portugal y España recibieron una buena noticia. La candidatura que promueven las dos federaciones para organizar el Mundial de 2018 o el de 2022 pasó el examen técnico de los expertos de la FIFA. Y con buena nota. La propuesta supera con creces las exigencias en el número de estadios, las plazas hoteleras y el sistema de transporte exigido y, sobre todo, lo hace con un presupuesto austero, ajustado a estos tiempos de crisis mundial: 1.472 millones de euros para los estadios, el principal gasto de un evento de esta magnitud, y otros 497,2 millones para el resto de los capítulos. Incluso el hándicap de presentar una candidatura conjunta, algo visto con cierto recelo por la FIFA, no parece suponer un gran problema. El Comité de Evaluación asegura que en este caso existe "la ventaja de una historia compartida y una cultura futbolística".

Ahorro en estadios: 1.472 millones por 1.869 de Inglaterra y 2.811 de Rusia
La única inquietud alude a la seguridad, aunque "cumplirá los estándares"
Más información
La FIFA 'limpia' a la candidatura ibérica
Zapatero y Sócrates apoyarán a la candidatura ibérica en Zúrich
Cameron, frustrado por un documental que puede perjudicar a la candidatura inglesa al Mundial
Mundial a la vista

La única inquietud relevante que ha generado el informe tiene que ver con la seguridad. Y es más una duda que un problema en toda regla. "No existe un plan operativo de seguridad", dice el informe, que, sin embargo, aclara que, sin duda, "cumplirá los estándares internacionales". La FIFA ni siquiera exige más información sobre esta cuestión a la candidatura y sí lo hace, por ejemplo, con la tecnología y las comunicaciones.

La intención de la candidatura ibérica es organizar un Mundial con 18 sedes, aún por decidir, y 21 estadios. La mayoría de ellos (16) ya están construidos, aunque nueve de ellos tendrían que ser remodelados. Los otros cinco dependen de que España y Portugal sean elegidos, el próximo 2 de diciembre en Zúrich (Suiza), y ni siquiera entonces tendrían que llegar a construirse si luego la organización no los considera necesarios.

El presupuesto de todas estas infraestructuras es de 1.472 millones de euros. En esto sí que se distancia la propuesta de España y Portugal de las de sus rivales. Inglaterra, por ejemplo, eleva la factura a 1.869 millones y Rusia a 2.811. Ambas son candidatas solo a organizar el Mundial de 2018, al contrario que la alternativa ibérica, que se presenta también a la siguiente cita, al igual que la otra conjunta, la que integran Bélgica y Holanda.

La taquilla ibérica también es la más optimista. Se estima que se venderán más de 3,6 millones de entradas para ver los partidos, el número más alto entre sus adversarios para 2018. Incluso las plazas hoteleras, que en otras ocasiones, como cuando Madrid se presentó por primera vez para organizar los Juegos Olímpicos, han sido un punto débil de España, tampoco son un problema. Habrá disponibles 85.000, 25.000 más que el número exigido por la FIFA. El único pero de los examinadores es que el 40% de las mismas se concentra en solo dos ciudades, Madrid y Barcelona. Las otras cuestiones que la FIFA quiere ver más claras tienen que ver con el transporte urbano, los campos de entrenamiento en las ciudades sede de partidos (la FIFA pide 84 a la candidatura ibérica y España y Portugal los dejan en la mitad) y la tecnología. "La información es insuficiente", precisa el informe sobre este asunto, lo que no hace con el plan de seguridad.

En cualquier caso, el documento se ha recibido con optimismo en la candidatura. Tras conocerse el informe, la organización hispano-lusa emitió un comunicado en el que analiza los comentarios de la FIFA y califica su proyecto de "uno de los claros favoritos". Algo más moderado fue Miguel Ángel López, el director general de la candidatura, que aludió al único punto negativo del informe. "En seguridad no se debe dudar de España y Portugal", pidió López, quien se mostró "muy satisfecho" con el resultado de la evaluación de la FIFA. "Este estudio viene a confirmar el trabajo que hemos realizado en el último año y medio y que se apoya en una buena red viaria y unas líneas de alta velocidad impresionantes, lo cual es muy importante, ya que significa una gran alternativa a los aeropuertos", declaró.

España y Portugal compiten con Inglaterra, Rusia y la otra candidatura conjunta, la de Bélgica y Holanda, para el Mundial de 2018 y con Australia, Estados Unidos, Corea del Sur, Qatar, Japón y, otra vez, Holanda y Bélgica para el de 2022. Las dos sedes se decidirán el 2 de diciembre.

Tras las visitas del Comité de Evaluación de la FIFA sobre el terreno, que acabaron a principios de septiembre, la elección de los países organizadores del Mundial solo había provocado malas noticias: desde el cruce de acusaciones veladas entre las candidatas de hacer trampas para salir elegidas a la supuesta compra de un par de directivos de la FIFA.

A la espera de que estos asuntos se solucionen en el Comité de Ética de la organización y superada la evaluación técnica de la FIFA, empieza la hora de la verdad para las candidatas.

Sobre la firma

Amaya Iríbar

Redactora jefa de Fin de Semana desde 2017. Antes estuvo al frente de la sección de Deportes y fue redactora de Sociedad y de Negocios. Está especializada en gimnasia y ha cubierto para EL PAÍS dos Juegos Olímpicos y varios europeos y mundiales de atletismo. Es licenciada en Ciencias Políticas y tiene el Máster de periodismo de EL PAÍS.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS