Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La firma que trataba los lodos de Emarsa pide 24 millones por daños

Notec alega a la revisión y suspensión de contrato votada en el Emshi

El 7 de octubre la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) votó revisar los contratos firmados por la depuradora de Pinedo y la sociedad Notec para el tratamiento de lodos por lo irregular de su firma y por el quebranto económico que podía suponerle al Emshi.

Eran contratos blindados y el método de cálculo no es sencillo: "(...) se obliga a satisfacer a Notec una indemnización cuyo importe será el resultado de multiplicar por la media del importe facturado...". Los socialistas, que han llevado el caso a la fiscalía, han hecho números y estiman que Notec reclama al Emshi por la rescisión del contrato 24,2 millones de euros.

Después de que la entidad metropolitana, formada por 50 ayuntamientos, acordase la revisión de los contratos con Notec, el consejero delegado de la empresa, José Luis Sena Gimeno, presentó el pasado 29 de octubre una serie de alegaciones ante la sede del Emshi por la suspensión del contrato. Según Sena, el traspaso de la depuradora de Pinedo de Emarsa -empresa en liquidación- a una unión de empresas, "ha privado a la empresa de seguir con el tratamiento del residuo, sin que haya recibido ninguna explicación al respecto".

Crespo y el Consell participaron en la negociación con Notec, dice el PSPV

En el escrito, Notec explica además que su relación con Emarsa, el Emshi e incluso la Consejería de Medio Ambiente se remonta a los años 2004 y 2005. Notec trabajaba en una tecnología especializada en el secado de lodos y Pinedo arrastraba serios problemas para eliminar las grandes cantidades de lodo que producía. De ahí surgió la relación y es lo que da pie a los socialistas a asegurar que el presidente del Emshi y alcalde de Manises, Enrique Crespo, así como el propio Consell "participaron en las negociaciones con Notec".

Los tres contratos a los que se alude en el escrito se cerraron en diciembre de 2008, 29 de mayo de 2009 y 11 de enero de 2010.

La entidad metropolitana, que presta el servicio de abastecimiento de agua potable en alta, no solo inició la revisión de oficio de los tres contratos de Emarsa con Notec sino que ha solicitado un dictamen al Consell Jurídic Consultiu.

Los socialistas, minoría junto a Esquerra Unida en el consejo del Emshi, insisten en que estos contratos se cerraron sin un proceso de selección previo y entienden sospechoso que Notec cobrase el tratamiento de lodos tres o cuatro veces más caro que en otras depuradoras de España.

La lista de denuncias de la oposición es cada vez más larga. Por eso, el portavoz de los consejeros socialistas en el Emshi y alcalde de Albal, Ramón Marí, sopesa ampliar la querella contra más empresas y solicitar al magistrado que lleva el caso una ampliación de las fianzas solicitadas, "por considerar insuficientes las cantidades pedidas en un principio".

La oposición destapó en julio pasado una serie de irregularidades en la gestión de Emarsa, gestora de Pinedo y propiedad del Emshi. Las actas de inspección realizadas a Emarsa revelan, entre otras anomalías, la facturación, sólo en 2010, a la depuradora de obras y servicios que ahora no aparecen.

El equipo directivo, encabezado por el gerente Esteban Cuesta -un hombre del PP, al igual que el presidente del Emshi, Enrique Crespo-, hizo adjudicaciones al margen de la ley de Contratos y pueden haber ocasionado un agujero económico a Emarsa y, por tanto, al Emshi, de 16 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de noviembre de 2010