Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hernández alaba la resistencia del dique de A Coruña que dañó el Becky

El Puerto minimiza ahora los destrozos en la dársena exterior de Langosteira

La visita ayer del conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Agustín Hernández, al puerto exterior de A Coruña para comprobar los considerables daños que esta semana le inflingió el temporal Becky fue como un bálsamo para el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Losada. Quince horas después de hacer un primer balance en el que reseñó su preocupación por que se pueda acabar la obra en el plazo impuesto por Bruselas, septiembre de 2011, Losada intentó ayer minimizar la situación, ratificó los plazos y descartó incluso que la financiación europea peligre por no acabarse en tiempo la futura dársena. Está en ejecución la parte que corresponde hasta el 31 de diciembre de este año, y por lo tanto, según Losada, "se cobrará sin problemas" la ayuda europea.

Pese a que aún está por decidir cómo se repondrán los más de 200 metros del dique de abrigo que derribó el mar, con olas de hasta 17 metros durante más de 12 horas, el responsable del puerto insistió en que se repararán "salvaguardando la funcionalidad y seguridad" de la infraestructura llamada a albergar petroleros y otros tráficos de mercancías peligrosas.

El conselleiro opinó que el puerto de Punta Langosteira "se comportó correctamente" ante el fortísimo temporal y rebajó los daños, definidos como "importantes" por la Autoridad Portuaria, a "una pequeña zona en la que se notó más el impacto" de las olas. La parte del puerto "con sección definitiva", dijo Hernández en referencia a la que está completamente construida, "se ha comportado de manera muy, muy aceptable" y el resto con "estructuras provisionales" lo hizo de forma "aceptable".

La constructora presentará en 15 días un plan de obras para reparar los desperfectos y el movimiento de bloques de hasta 150 toneladas derribados por el mar. El objetivo, reiteró Losada, es acabar la construcción en apenas diez meses. No obstante, la víspera había expresado su "preocupación" por la posibilidad de que no se pueda cumplir el plazo, y recordó que además de lo que lleve realizar las reparaciones, pueden influir otros factores como las condiciones meteorológicas.

Por su parte, el Consejo de Ministros aprobó ayer ayudas a los damnificados por el temporal. Las compensaciones oscilan de los 2.580 hasta los 18.000 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de noviembre de 2010