Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fondo británico CVC se hace con el 70% de las acciones de R

Caixanova ingresa 157 millones por la venta y mantiene el 30% de los títulos

El fondo británico CVC Capital Partners es desde ayer el accionista mayoritario de la operadora de cable gallega R. El fondo de capital riesgo tiene ya el 70% de los títulos después de hacerse con un 35% en manos de Caixanova, que todavía conservará el 30% restante.

Se cumple así el último capítulo de una operación iniciada en abril de este año, cuando el fondo con sede en Londres daba el primer paso haciéndose con el 35% de los títulos. Entonces los vendedores fueron un puñado de accionistas minoritarios presentes en R, como el Banco Pastor, que tenía un 9,91%; Cable Total (9,72%), Emalcsa (1,89%), el Grupo Moll (editor de Faro de Vigo y La Opinión, con un 1,54%) e Inversiones Telecom Galicia (0,82%). También cambió de manos el 10% de Inversiones Gallegas, un conglomerado en el que estaban presentes el Grupo Tojeiro, las editoras de El Progreso y La Región, Ferroplast, Jealsa-Rianxeira y Ceferino Nogueira, entre otros. Caixanova cedió en ese momento un 1,24% y algo más: la opción de compra sobre el 35% que ha hecho que la compañía cambie ahora de manos.

La operadora afirma que ganará "estabilidad financiera"

Feijóo dijo en abril que el acuerdo no era una buena noticia para Galicia

A un paso de fusionarse, la caja ha ingresado 157 millones de euros con esta operación, siete más que los que pagó en septiembre de 2008 a Fenosa por un paquete de acciones similar. Aunque no ha obtenido plusvalías, se reserva algunas prerrogativas sobre la gestión. Para empezar, Honorato López Isla (ex consejero delegado de Fenosa) continuará sentado en la presidencia, con Julio Fernández Gayoso de vicepresidente. El ejecutivo Arturo Dopico seguirá al frente de la operadora y la sede permanecerá en A Coruña.

"Nada ha cambiado desde que CVC entró en el capital en abril", señalan fuentes internas de R, que esperan que a partir de ahora "siga todo igual". En un comunicado oficial, la empresa de cable ha querido transmitir que la operación "supone una inyección de liquidez y refuerza de la estructura financiera". En su día, Arturo Dopico defendió las ventajas que aporta el fondo de capital riesgo porque bajo el brazo trae el compromiso de realizar nuevas inversiones. Entre ellas, 330 millones de euros que irán destinados al despliegue de la fibra óptica en Galicia. Otros 1.500 se reservarían para abordar otros mercados como el portugués, muy apetecible para la firma. En su día, R renunció a explotar una licencia para cablear las áreas metropolitanas de Lisboa y Oporto por la falta de socios que pudieran encajar en el proyecto.

Los nuevos propietarios llegan con vocación de quedarse. "Buscan rentabilidad, pero no se meterán en la gestión. Peor para Galicia hubiera sido que la compra la hiciese otro operador de telecomunicaciones que quisiese cambiar el plan estratégico", analizan desde el sector. CVC Capital Partners tiene participaciones en otras tres empresas españolas: Albertis (infraestructuras), Mivisa (envases) y el Grupo Zena (restauración).

Pero a la caja de ahorros de Vigo también le han llovido las críticas por ceder el control de una de las joyas de su cartera industrial con sello, vocación y clientes básicamente gallegos. En abril, cuando el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se enteró de la operación, no dudó de calificarla como una mala noticia. Enfrascado en hacer casar a la caja del sur con la del norte, pidió entonces "sacar algunas conclusiones", como la necesidad de que una única entidad financiera fuerte respaldase "proyectos estratégicos para Galicia". Conseguido el objetivo, se empiezan a notar los peajes de la iniciativa aún antes de que tome cuerpo.

En su hermetismo habitual, Caixanova se limitó a emitir un escueto comunicado sobre el particular ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Vuelve, en todo caso, a la posición accionarial que tenía hasta septiembre de 2008. Su aventura como dueña de la mayoría de R ha durado poco más de dos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de noviembre de 2010