Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición califica de "clientelistas" las cuentas de Blasco

Las cuentas de la Consejería de Solidaridad y Ciudadanía, que ayer explicó en las Cortes el titular del departamento, Rafael Blasco, están marcadas por el "clientelismo y la corrupción", según los grupos de la oposición. Blasco explicó que los presupuestos de su departamento ascienden a 82,4 millones de euros, de los que 27,4 corresponden a la Administración local. Además de calificarlos de "austeros" y "solidarios", Blasco destacó que el programa mejor dotado es el de cooperación internacional al desarrollo, con 29,72 millones de euros y defendió su gestión con críticas reiteradas al Gobierno de España, que preside José Luis Rodríguez Zapatero, al que acusó de "haber conseguido que los españoles sean cada vez más pobres".

La oposición arremetió contra las cuentas porque persisten en subvencionar a organizaciones implicadas en la trama de captación de fondos de cooperación que investiga el fiscal anticorrupción. "Blasco dedica más presupuesto a consolidar la red de clientes y amigos", señaló la diputada socialista Clara Tirado, que presentó ante la fiscalía la denuncia de irregularidades en las subvenciones de cooperación. Según la parlamentaria, en los presupuestos de Solidaridad y Ciudadanía prima la concesión "digital" de las ayudas, con un especial protagonismo de entidades vinculadas a la federación que auspicia el consejero frente a la Coordinadora Valenciana de ONGD, que ha visto cómo desaparece la subvención específica con que contaba en ejercicios anteriores.

También la diputada de Compromís Mireia Mollà recriminó a Blasco que recurra poco a las convocatorias públicas para la concesión de las ayudas y le preguntó por qué se "encabezona" en otorgar fondos a entidades de "un entramado puro y duro de corrupción", en alusión a la trama que ella misma ha denunciado ante el fiscal de captación de fondos de cooperación.

Marina Albiol, de Esquerra Unida, denunció que suban los convenios, "que se otorgan a dedo", y bajen las convocatorias públicas. Albiol señaló que la ayuda al desarrollo se queda en los presupuestos en un 0,18%, muy lejos del 0,7%.

Blasco acusó a las diputadas de que "no les importan nada los presupuestos" ni las políticas de solidaridad. Según el consejero, intentan desviar la atención con afirmaciones "falsas e insidiosas" que las llevan a "hacer el ridículo ante la opinión pública".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de noviembre de 2010