Gallardón 'perdonará' a Exteriores si Zapatero le deja refinanciar la deuda

El alcalde y la ministra Jiménez inauguran la nueva sede de Casa Sefarad

Nuevo movimiento en la partida que juega el Ayuntamiento con el Gobierno a cuenta de la financiación (y la deuda) municipal. Ayer, el concejal de Hacienda, Juan Bravo, aseguró que el Consistorio volverá a subvencionar directamente las cuatro casas que el Ministerio de Asuntos Exteriores ha impulsado en Madrid (Asia, Árabe, América y Sefarad) si el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero permite finalmente a la Corporación refinanciar su deuda (7.145 millones).

Bravo anunció a finales de septiembre que el Ayuntamiento eliminará el año que viene las subvenciones directas, que ascienden a 2,15 millones de euros este año, para esos centros de "diplomacia pública" del Ministerio de Exteriores centrados en la actividad cultural. Era la respuesta municipal a la negativa del Ejecutivo a permitir que los Consistorios refinancien su deuda. Exteriores lo entendió como "una vendetta". Luego, el día de la Fiesta Nacional, llegó una discusión en plena calle entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, a cuenta de refinanciación prohibida. Ahora en el Consistorio vislumbran la posibilidad de que el Ejecutivo pueda abrir la mano y se muestran dispuestos a hacer lo mismo. Toma y daca.

La tregua planeó ayer en la inauguración de la sede definitiva de Casa Sefarad-Israel, en dos plantas del palacio de Cañete (calle Mayor, 69), un edificio de propiedad municipal. El alcalde y la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, firmaron entre sonrisas el convenio ad hoc.

Según el acuerdo, Casa Sefarad-Israel deberá asumir todo el gasto de adecuación del espacio que ocupa en el edificio del siglo XVII: esto supone devolver al Ayuntamiento los 2,3 millones que ha gastado en la rehabilitación. El Consistorio se compromete a aportar 200.000 euros anuales a partir de 2011, pero no saldrá un solo euro de las arcas municipales: esta cantidad se compensará con lo que Casa Sefarad debe abonar cada año y durante una década a cuenta de las obras, según fuentes municipales. La cesión de dos plantas del inmueble, que albergó el Gobierno Civil, es por tres décadas.

La nueva situación supone un alivio para las cuentas del Ayuntamiento, que destinaba 450.000 euros en subvención directa a Casa Sefarad-Israel, una cantidad que de momento quedará en las arcas municipales. Y que se sumará a otros ahorros previstos si el Gobierno central no da marcha atrás: para el año que viene el Consistorio prevé cancelar la partida de 807.000 euros para Casa Asia, la de 401.385 de Casa América y el medio millón de la Árabe. En cualquier caso se mantendrá la aportación en especie (cesión de uso de locales municipales).

El alcalde se deshizo en elogios hacia la ministra y antigua jefa de la oposición municipal socialista, a quien felicitó por su nuevo cargo. "Ha trabajado mucho, dura y lealmente por los ciudadanos de Madrid", dijo. Apostó por el papel de Casa Sefarad-Israel en el "reencuentro" de Madrid con la comunidad judía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 04 de noviembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50