Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gómez excluye del comité electoral a los que se opusieron a su candidatura

Inquietud en Ferraz ante las dificultades para pacificar el PSM

"Lo que logro con esta victoria es autonomía para decidir". Esta frase pronunciada por el secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez, el día siguiente a las primarias, resume la actitud del líder socialista para gestionar a su antojo a la convulsa federación socialista.

Gómez se refugia en su equipo de confianza. La semana pasada intentó eliminar a Pedro Castro, alcalde de Getafe. Le pidió, sin éxito, que renunciara a ser el candidato para Getafe por novena ocasión consecutiva. Ayer excluyó del comité electoral, órgano clave en la confección de las listas electorales, a los cargos que se opusieron a su nombramiento como candidato a la Comunidad de Madrid. Dejó fuera a la secretaria regional de Acción Electoral, Ángeles Álvarez, encargada de mantener la movilización y de tejer las redes sociales en torno al partido durante los últimos años. Esta concejal del Ayuntamiento de Madrid fue una de las dirigentes más activas en la campaña de Trinidad Jiménez durante las primarias de Madrid. "Es decepcionante. Estoy estupefacta", señaló ayer Álvarez. "No es un buen precedente y más cuando esta era la primera oportunidad para demostrar esa integración", agregó la edil madrileña, que confiaba en que Gómez corrija la lista que integra el comité.

"Es una purga en toda regla", señala un miembro de la Ejecutiva del PSM

"Se quedan fuera cargos de ambas candidaturas", dice José Cepeda

Trinidad Rollán, secretaria de Organización de la formación, número dos de Gómez y coordinadora de este comité, quitó hierro al asunto. "Es un comité electoral muy pequeño de carácter decisorio. Está basado en el apoyo y colaboración de todas las secretarías y de todo el partido", dijo la ex alcaldesa de Torrejón. "El 3 de octubre, tras las primarias, se terminó con todo lo que tiene que ver con núcleos duros", zanjó.

Tras el anuncio de los integrantes del comité electoral, el principal órgano del partido desde ahora hasta las elecciones, Gómez recibió una catarata de críticas de los cargos afines a Jiménez. "Es una purga en toda regla", dijo un miembro del Comité Ejecutivo. Numerosos cuadros socialistas aseguran que Gómez está eliminando de los órganos del partido a la oposición interna.El entorno del secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, se muestra inquieto por las dificultades de lograr unificar el partido tras las primarias. Ferraz teme, que con las últimas decisiones de Gómez, se dificulte la integración entre los dos bandos de la federación socialista. Fuentes de la dirección federal trataron ayer de restar dramatismo a la situación. Reconocen que habrá altibajos en las relaciones internas del PSM pero el objetivo es pacificar un partido que partía de una situación "muy traumática".

"Esto demuestra que de integración nada de nada. Solo demuestra una actitud sectaria", aseguró ayer el diputado socialista Óscar Blanco, portavoz del grupo contrario a Gómez Socialistas por el Cambio. Varios cuadros socialistas creen que la exclusión de Álvarez es una venganza del secretario general del PSM. "Ha hecho lo mismo que intentaron hacer con él. Después de tres años de trabajo al frente de la secretaría de Acción Electoral cuando llega el momento clave, a siete meses de las elecciones, la deja tirada", cuenta un veterano diputado socialista.

El núcleo duro de Gómez restó importancia al asunto. El diputado autonómico José Cepeda (que sí figura en el comité) precisó que el partido ha seguido todos los procedimientos y recordó que, también, se han quedado fuera otros miembros de ambas candidaturas. Eduardo Sotillos, responsable de Comunicación del PSM y también incluido, descartó hablar de exclusiones: "No se trata de una prevenda a los que apoyaron a Gómez en las primarias". Y prosiguió: "No se ha prescindido de nadie porque el comité electoral es un órgano de nueva creación. Nadie prescinde de nada. Es un órgano que se crea cuando hay un momento electoral".

Otros cuadros socialistas, sin embargo, interpretan la maniobra del secretario general del PSM como una táctica para refugiarse en su equipo de confianza. "Así evita tomar decisiones incómodas con el comité ejecutivo regional dividido casi al 50% tras las primarias", dice un diputado autonómico que apoyó a la ministra de Exteriores. "No nos sorprende que trate de eliminar a Castro, a Álvarez o a quien sea. Se cargará a todos los que se enfrentaron a él", añade un concejal de la formación que evitó apoyar a Gómez en las primarias.

Entre los descontentos con la situación está David Lucas, portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid. Lucas no fue citado a la reunión de la Ejecutiva del PSM, pese a que desde hace un año asistía a todos los comités. "Espero que no me hayan llamado sea fruto de un error... Sería oportuno que el portavoz socialista en el Ayuntamiento de la capital esté en las ejecutivas", señaló el altavoz de la plataforma de Trinidad Jiménez durante las primarias de Madrid.

"Es un gesto feo. Supone un paso atrás en las declaraciones del secretario general que había hecho un llamamiento a la integración. Es preocupante", señala José Pablo González, alcalde de Collado Villalba.

Otra de las notables ausencias del comité electoral es la de Rafael Simancas, ex secretario general del PSM. Hace un año, tras las elecciones europeas, la ejecutiva regional del partido acordó incluirlo en el comité de estrategia electoral hasta los comicios del próximo mayo. Ayer, ni rastro del ex dirigente madrileño entre los miembros del comité electoral. "Se ha prescindido del comité de estrategia para hacerlo más ágil", dicen en Callao.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de noviembre de 2010