Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Estilos

Este disco continuará...

Lady Gaga o Ke$ha se apuntan al 'companion album' - Las secuelas musicales nacen para complementar ediciones de éxito con temas nuevos y remezclas

Se llama Cannibal, lo firma Ke$ha, contiene ocho temas nuevos y sale a la venta el día 23. Pero, y he aquí la novedad, según su compañía no es el nuevo álbum de la chica de Tik Tok, sino que se trata de un companion album de Animal, que salió en enero.

¿Qué es un companion album? No está claro. Ke$ha define Cannibal, como "el compañero perfecto de Animal". El fenómeno es similar al de las secuelas en el cine. Un disco creado como una continuación de otro publicado recientemente, al que complementa, y con un mínimo de cinco temas nuevos. En las discográficas españolas nadie lo usa, y la mayoría ni siquiera ha escuchado este término. Pero en el mercado internacional se utiliza con cierta frecuencia. El mismo día de marzo de 2009 en que U2 publicó No line in the horizon, Bono anunció que su próximo disco sería un companion album (no lo hizo). En otoño de 2008, Coldplay editaba Prospekt's March, con siete canciones nuevas y un tema regrabado, que era un companion album de ¡Viva la vida!

Pero la mayoría de edad del concepto llegó con The fame monster, de Lady Gaga. Ocho canciones nuevas escritas durante la gira de The fame, que se vendió como acompañamiento de su debut. "Las reediciones son injustas. Los artistas lanzan sencillos para mantener a flote el álbum. Originalmente, mi sello quería lanzar únicamente tres sencillos, y ahora es más que eso. Es el valor de un nuevo álbum", explicaba Lady Gaga a la revista Rolling Stone. No le fue mal: 1.300.000 copias vendidas de un total de 3.800.000.

"No se pueden considerar como un nuevo disco, porque siguen la estela del anterior, así que se lanza así. Me parece una opción sensata", dice Ángel Carrión, de la discográfica Universal. Pero no a todo el mundo se lo parece. "Es una evolución lógica del ansia por llenar los compactos. Antes, con meter un par de temas después del éxito de turno, el comprador podía picar. En la era digital hay que ofrecer más para volver a timar al usuario", plantea Gerardo Cartón, director de la discográfica Pias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de octubre de 2010