Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La paralización del decreto del carbón satisface a la Xunta

La decisión de la Audiencia Nacional de paralizar cautelarmente la aplicación del decreto del carbón -por una cuestión de plazos- fue recibida con entusiasmo por los sectores gallegos afectados. La Xunta, los alcaldes socialistas de As Pontes y Cerceda, los comités de empresa de las dos térmicas y los transportistas autónomos celebraron el freno como victoria parcial.

El Ministerio de Industria, sin embargo, niega rotundamente el "bloqueo" judicial del decreto, que difundió entre los medios una compañía eléctrica contraria al decreto por considerar que altera la libre competencia. Un portavoz del gabinete de Miguel Sebastián señaló ayer que la resolución de la Audiencia se ampara en "un aspecto menor", relacionado con el plazo de tres días concedido por Industria a las eléctricas para que formalizasen sus ofertas para la futura compra de carbón ante la Comisión Nacional de la Energía. Según Industria, esto "no bloquea" la puesta en marcha del decreto, que muy probablemente entrará en vigor el día 3. Aclaran, además, que Luxemburgo se limita a "recomendar" al gobierno que posponga la aplicación del decreto hasta que "se despejen asuntos jurídicos menores".

"Contentos"

La noticia de la paralización del decreto dejó ayer por las comarcas afectadas una catarata de reacciones positivas. "Mientras no tengamos otra solución sobre la mesa para paliar el muy probable parón de las térmicas gallegas, desde luego, que esta decisión judicial nos pone contentos", manifestó el regidor pontés, Valentín González.

"Satisfecho", se mostraba también el conselleiro de Industria, Javier Guerra. Sostiene que la decisión judicial "refuerza" la postura del Gobierno gallego, que "desde el primer momento se opuso a un reglamento perjudicial para Galicia". Guerra aseguró ayer que la Xunta proseguirá su batalla legal para "frenar" un decreto que "ataca la viabilidad de las térmicas" gallegas. El BNG, a través del diputado Francisco Jorquera, también celebró la decisión y exigió a Zapatero que "retire o modifique el decreto".

Ayer tuvo lugar en Madrid la primera reunión de la comisión que medirá el impacto del decreto en Galicia, en la que participan todos los sectores afectados. El ministro, Miguel Sebastián, presidió la reunión a la que asistieron los alcaldes de As Pontes y Cerdeda, directivos de Endesa y Fenosa, y los sindicatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de octubre de 2010