Gómez fuerza la renuncia del alcalde de Getafe sin éxito

Un portavoz del secretario general niega que hayan pedido la renuncia al regidor

El secretario general del PSM, Tomás Gómez, pidió ayer a Pedro Castro, regidor de Getafe, que renunciara a presentarse como candidato socialista a la alcaldía del municipio, donde gobierna desde hace más de 25 años. Castro ha sido uno de los dirigentes que hizo campaña contra Gómez y a favor de Trinidad Jiménez en las primarias socialistas. Destacados dirigentes aseguraron ayer a EL PAÍS que después de la primera ejecutiva regional del PSM tras las primarias, Tomás Gómez pidió a Pedro Castro que renunciara a la cabeza de lista en las próximas elecciones de Getafe porque había perdido la confianza en él.

Ante las presiones de Gómez para que renunciara, Castro reclamó ayer la intermediación del nuevo secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, quien zanjó el conflicto y confirmó la candidatura del regidor. "El tema no es para tanto. Está solucionado. He hablado con los dos interesados y ya está resuelto", aseguró ayer Iglesias, que se enfrentaba a la primera rueda de prensa al frente del aparato socialista con el conflicto madrileño encima de la mesa.

Gómez comió en Getafe con cuatro ediles afines y plantó al alcalde
Varios regidores y cargos socialistas apoyan al regidor madrileño

El pulso entre el secretario general del PSM y Castro comenzó el lunes de la semana pasada. Gómez lo citó en su despacho de Callao, sede del partido, para pedirle que no repitiera como candidato socialista a la alcaldía de Getafe, cargo que ocupa desde 1983. Gómez esgrimió unas encuestas que supuestamente revelaban que era necesario un cambio en Getafe. Había preparado su sucesión y pensaba en Sara Hernández, primer teniente de alcalde de la Corporación, para sustituirle como cabeza de lista en Getafe.

Pero el regidor se opuso aduciendo que tenía otros sondeos que garantizaban su victoria en el municipio. Gómez utilizó las mismas armas que usaron contra él cuando Zapatero le pidió que se apartara y dejara la candidatura socialista de Madrid a Trinidad Jiménez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La reunión de Callao se calentó y el líder de los socialistas madrileños aplazó la decisión. Concedió cuatro días de plazo al presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para que abandonara. Mientras Castro meditaba cómo salvar la situación, Gómez presionaba. El miércoles, organizó una comida en el restaurante Pías, junto al Consistorio, con cuatro concejales afines. La maniobra dejaba al regidor en evidencia. Por eso, Castro protestó por el desplante. "No he sido convocado ni como alcalde ni como secretario general de la agrupación", se quejaba el pasado miércoles.

Por la noche, el alcalde maniobró para recabar el apoyo de algunos dirigentes socialistas que también apoyaron a Trinidad Jiménez durante las primarias socialistas. En una cena celebrada en el restaurante madrileño Zeraín varios alcaldes como Manuel Robles (Fuenlabrada), José Pablo González (Collado Villalba) y Antonio Hernando, secretario de Política Municipal del PSOE, entre otros, acordaron prestar su apoyo al alcalde de Getafe.

El pasado viernes Castro ignoró la petición del secretario general. Pensaba que la situación estaba salvada porque el sábado el comité federal del PSOE aprobaba oficialmente su candidatura. Pero Gómez persistió en su intento de quitarse a Castro de en medio. Ayer, después de la primera reunión de la Ejecutiva regional del PSM tras las primarias, le pidió que lo acompañara a su despacho. Allí, volvió a exigirle que renunciara a pesar de que su designación como cabeza de lista para Getafe ya era oficial. Castro se negó y recurrió a Marcelino Iglesias para que resolviera el conflicto.

Tras este encuentro, Tomás Gómez compareció ante los medios para escenificar la unidad del partido tras las primarias. "Nadie ha presentado ningún reproche en ningún sentido", dijo el líder de los socialistas madrileños. Otros miembros de la Ejecutiva del PSM aseguran que la reunión fue "muy tensa", pero que apenas hubo conflictos. Castro reconoce que Gómez intentó desestabilizar su candidatura pero evita dar detalles sobre el asunto. "Ya está solucionado y no quiero más problemas", cuenta. Un portavoz del PSM negó ayer las presiones y los encuentros. "El candidato lo elige la agrupación. Desconocemos que Gómez se haya reunido con Castro", aseguró.

Tomás Gómez, junto con Delia Blanco, presidenta del PSM (sentada), y Matilde Fernández, diputada.
Tomás Gómez, junto con Delia Blanco, presidenta del PSM (sentada), y Matilde Fernández, diputada.A. G.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Jesús Sérvulo González

Redactor jefe de Economía y Negocios en EL PAÍS. Estudió Económicas y trabajó cinco años como auditor. Ha cubierto la crisis financiera, contado las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el rescate a España y las reformas de las políticas públicas de la última década. Ha cursado el programa de desarrollo directivo (PDD) del IESE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS