Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRIVACIDAD | CiberP@ís

España expedienta a Google

Protección de Datos estudia imponer una multa de más de 2,4 millones de euros por la captación de comunicaciones privadas por parte de Street View

La Agencia de Protección de Datos española ha abierto un expediente sancionador contra Google por la captación de datos de las redes privadas wifi cuando los coches de su callejero virtual Street View recorrían las calles españolas. El expediente se halla paralizado a la espera de que el Juzgado de Instrucción número 45 de Madrid, que tiene abierta una causa en la que ha citado como imputado a un representante de Google España, concluya el proceso. Una vez conocida su decisión, la agencia proseguirá con su expediente. Artemi Rallo, director de la agencia, explicó a este diario que deberá tenerse presente la motivación y los hechos que argumente el juez para, si es el caso, no sancionar dos veces al mismo sujeto por la misma conducta. El juez estudia si se ha infringido el artículo 197 del Código Penal que persigue la interceptación de comunicaciones para violar secretos o la intimidad de las personas. En la carpeta de la agencia se consideran otras conductas como la transferencia de datos a otro país.

La información captada ocuparía 6.590 ejemplares de 'El Quijote'

La empresa insiste en que no ha hecho ningún uso de los datos recogidos

En el caso de que la agencia considerara a Google responsable de las cinco faltas que investiga y aplicara la máxima sanción esta subiría a 2.404.048 euros. La mayor multa que ha impuesto hasta ahora la agencia ronda el millón de euros.

El expediente es contra la casa matriz de Google y contra su filial española por la recogida y almacenamiento de datos sin consentimiento del titular (dos faltas graves que pueden suponer multas de hasta 300.506 euros cada una) y por captar datos especialmente protegidos sin permiso legal ni consentimiento del titular (dos faltas muy graves sancionables con multas de hasta 601.012 euros cada una). Una tercera falta muy grave la podría haber cometido Google España por transferir los datos a Estados Unidos sin respetar la ley. El total de datos españoles recogidos por Google ocupa 13 gigas, "un volumen comparable a 6.590 libros de El Quijote".

Rallo destaca que se trata de una investigación de envergadura iniciada en mayo y que ha requerido peritajes complejos. En julio, Google les remitió los discos con los datos rastreados. El expediente ahora paralizado se ha enviado al juzgado madrileño para su conocimiento. Se da la circunstancia de que la Fiscalía de Guipúzcoa abrió una investigación por los mismos motivos y la archivó al considerar que la información recogida era fragmentaria y no se había hecho ningún tipo de uso de la misma. Ayer, Google emitió un comunicado insistiendo en estos mismos argumentos y recordando que los coches "están en movimiento y nuestro equipo wifi a bordo cambia automáticamente los canales cinco veces por segundo aproximadamente".

Según ha comprobado la agencia, los datos rastreados por los coches de Street View albergaban información personal de distinta naturaleza: direcciones de correo electrónico -con nombre y apellidos-, mensajes asociados a dichas cuentas y servicios de mensajería, o códigos de usuario y contraseñas, entre otros. En un plano más técnico, el comunicado de la agencia relata que los coches de Street View recopilaron datos de localización e identificación de las redes inalámbricas como los SSID (nombre de la red wifi), que algunos albergan el nombre real del abonado, direcciones MAC (que identifican los routers y los dispositivos conectados) y la posición geográfica donde se produjo la captación. Organizaciones de consumidores españolas como UCE y CECU se han felicitado por la iniciativa de la agencia. FACUA ha reclamado que la sanción sea proporcional al volumen de los archivos y al número de afectados.

El caso lo destaparon las autoridades alemanas en abril al denunciar que los coches que tomaban fotos para el callejero de Google recogían datos de las redes wifi particulares que no estaban cifradas. Inicialmente Google replicó que solo procesaba la existencia de las citadas redes para mejorar sus servicios de geolocalización, pero que no recolectaba datos de navegación.

En mayo, finalmente, admitió que por un "error técnico", sí lo había hecho. Google ofreció eliminar ante testigos los datos, pero distintos países exigieron conocer previamente el detalle de los mismos. Varios países han abierto investigaciones por este caso.

Datos de 30 países

- Street View recoge fotografías de las calles de distintas ciudades españolas desde 2008.

- La empresa ha admitido que los coches del callejero Street View han recolectado 600 gigabytes de datos de redes wifi en más de 30 países.

- En junio, la Fiscalía de Guipúzcoa inició diligencias por este caso que ha archivado. El Juzgado de Instrucción número 45 de Madrid tiene abierta una causa en la que ha citado a declarar como imputado a un representante de Google España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de octubre de 2010

Más información