El 39% de los madrileños visitaron Valencia en viaje de ocio en 2009

Los usuarios potenciales del AVE piden guías turísticos, tumbonas y duchas

El 39% de los ciudadanos de la Comunidad de Madrid pasaron por la ciudad de Valencia en viajes de ocio en 2009. Algo más de dos millones de madrileños visitaron la ciudad en su tiempo libre antes de disponer de una conexión de alta velocidad, según se desprende de un informe elaborado por el Centro de Estudios Económicos Tomillo sobre La oferta y demanda de servicios de los viajeros AVE y presentado ayer en la Cámara de Comercio de Valencia.

A pesar del calibre de los movimientos turísticos, el 81% de los viajes registrados entre Madrid y Valencia en 2009 lo fueron por razones de negocio. Una encuesta entre 816 empresas y 500 usuarios particulares revela también que casi la cuarta parte de las empresas censadas en la Comunidad de Madrid, un total de 119.890 sociedades, enviaron representantes a Valencia a lo largo del año.

González: "Ahora nos toca a nosotros sacar partido de la obra del Gobierno"

Inmaculada Rodríguez-Piñero, secretaria de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, explicó que el objetivo del informe es detectar las posibilidades de negocio que abre la nueva conexión de alta velocidad.

La inmensa mayoría de los viajes de negocio corresponden a representantes de empresas comerciales o de sociedades que prestan servicios a empresas. Prácticamente la totalidad de las grandes empresas, las que tienen más de 100 trabajadores, visitaron Valencia en 2009. Llama la atención que el 72% de los representantes empresariales que viajaron desde Madrid se alojaron en Valencia en hoteles de tres estrellas.

La mayoría de los viajes de ocio, el 74%, corresponden a pasajeros de 30 a 64 años y un 80% de ellos viajan en pareja.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los viajeros, tanto de negocio como en viaje de ocio, demandan más y mejores hoteles de tres estrellas. Todos piden mejores conexiones a Internet y más zonas wifi. Unos y otros consideran escasa la oferta de taxis. Los turistas creen que hay margen de mejora en la calidad de los coches de alquiler y, unos y otros, creen que hay muy pocas plazas de aparcamiento en Valencia.

Los viajeros de negocios echan de menos tiendas especializadas, de productos de alta calidad, y el acceso a salas de reuniones privadas al margen de las que ofrecen el Palacio de Congresos o Feria Valencia.

Unos y otros lamentan la escasa oferta de guías turísticos y visitas guiadas en el entorno de la ciudad. Los visitantes en viaje de ocio demandan tumbonas y duchas en la playa. Y vestuarios, sugirió Rodríguez-Piñero.

José Vicente González, presidente de la Confederación Empresarial Valenciana y copatrocinador de la jornada, recordó que la línea de alta velocidad debe extenderse hasta Alicante y Castellón, pero expresó su profundo agradecimiento por la inminente llegada del tren a Valencia e hizo una breve reflexión: "La Administración ha hecho lo que le corresponde, ahora nos toca a nosotros sacar partido". González pidió que la estación temporal disponga de todos los servicios y todas las facilidades para ulteriores conexiones, y sugirió poner en valor toda la oferta cultural de la ciudad a lo largo del cauce del Turia.

Quién viaja y qué quiere

- El 81% de los viajes registrados entre Madrid y Valencia a lo largo de 2009 fueron por motivo de negocios.

- Más de dos millones de personas, el 39% de los madrileños, visitaron Valencia en viaje de ocio en 2009.

- Visitas guiadas. La mayoría de los madrileños demandan más visitas guiadas en la ciudad y su entorno.

- Taxis y wifi. Los representantes de empresas piden mejores conexiones a Internet, más zonas wifi y más taxis.

- Tumbonas y duchas. Los que viajan por ocio reclaman mejores servicios en la playa, tumbonas y duchas.

- Hoteles de tres estrellas. El 72% de los visitantes profesionales se alojan en hoteles de tres estrellas, los más demandados por los viajeros de ocio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS