Un técnico de Bellver sabía de la protección del Jardín de Monforte

Un técnico del área de Urbanismo del ayuntamiento de Valencia, jefe de servicio, ha reconocido ante el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Valencia que sí sabía de la protección especial de los Jardines de Monforte. Eso sí, excusa no haber instado que el expediente del aparcamiento que afecta al subsuelo de los Jardines de Monforte fuera a Patrimonio, como exige la ley, porque no sabía que también estaba protegido el entorno. Precisamente por eso está imputado el concejal de urbanismo, Jorge Bellver, junto a otros siete funcionarios del consistorio, por supuestos delitos de prevaricación y contra el patrimonio. Bellver dijo en su declaración que no sabía que los Jardines de Monforte tuvieran ninguna protección. Dijo que nadie se lo había dicho, que hizo lo que le indicaron los técnicos La protección existe desde la década de los años 40 y en los mapas del Plan General de Ordenación Urbana consta que afecta tanto a los Jardines como a su entorno. El testimonio de Bellver pierde credibilidad dado que otros expedientes que ha firmado, que afectaban a bienes protegidos, para hacer actuaciones similares, sí tienen el preceptivo informe de Patrimonio

Otros aparcamientos

Un responsable de sección, también del equipo de Bellver, pasó esta semana igualmente por el juzgado. Dijo no saber nada de la protección de los Jardines de Monforte ni de su entorno. Sin embargo, como explicó ante el juez, participó en el expediente de la construcción de un aparcamiento que afecta a la Glorieta, en el centro de la ciudad de Valencia. En ese expediente, sí se pidió el informe a Patrimonio.

Entre la documentación que habitualmente manejan los técnicos de la concejalía de Bellver está la lista de bienes protegidos, el catálogo BIC (Bien de Interés Cultural). Por ejemplo, en el proyecto de ejecución de las obras del Nou Pont de Fusta, hecho por Aumsa, aparece un plano de la ciudad. En él, se ve claramente que los Jardines de Monforte y su entorno están protegidos. Hasta el momento, el juzgado no tiene una explicación de porqué el concejal de Urbanismo -que en la página web de su área tiene en exposición pública las exigencias para licencias de obras, en muchas de las cuales, incluso menores, exige el informe de Patrimonio- no pidió a Cultura la valoración oportuna para actuar en el entorno de los Jardines de Monforte.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS