Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El uso de las ONG como tapadera

"¿Quién es quién en todo esto?", se preguntó Mireia Mollà, de forma retórica, o no tanto, al explicar ayer parte de lo que revela la documentación que ha puesto en manos del fiscal anticorrupción. Una documentación que delata el uso de algunas organizaciones no gubernamentales (ONG) como tapadera por parte de la trama de fundaciones urdida alrededor de las subvenciones a proyectos de cooperación.

Así, la Agrupación Ceiba, por ejemplo, pagó en mayo de 2009 facturas de 170.000 euros a Dinamiz-E, de 38.000 euros a Desfa o de 5.939 a Avance Abogados desde una cuenta de un proyecto "contra la violencia sexual y la explotación laboral de niños en Malabo" en la que, además del representante de la ONG, tenía firma el apoderado de la Fundación Solidaria Entre Pueblos, José Bollaín. De esta manera, Entre Pueblos, no solo gestionaba fondos de las subvenciones, sino que tenía capacidad de ordenar pagos con dinero de las subvenciones a las empresas de sus patronos por parte de las ONG. Incluso Bollaín, en el caso citado, ordenaba un pago destinado a su propio despacho, Avance Abogados.

Proyectos oficialmente otorgados a diversas ONG por la consejería que dirige Rafael Blasco, en realidad, eran gestionados por Entre Pueblos, según indican documentos como una carta de la fundación al ministro de Bienestar Social de la República de Guinea Ecuatorial en la que el presidente de la fundación, Alfonso Navarro, alude a una donación de medicamentos y califica de "nuestro proyecto" el subvencionado a Ceiba con 359.367 euros para la "reducción del nivel de contagio de VIH-Sida en Malabo". En relación con ese proyecto, el propio Alfonso Navarro, como presidente de Entre Pueblos, certificaba en enero de 2009 que su entidad se responsabilizaba de "la contratación del personal expatriado necesario", por un importe de 109.600 euros.

Otro de los documentos trasladados por Mireia Mollà a la fiscalía confirma la amplitud de proyectos que, en realidad, gestionaba Entre Pueblos. Se trata de una autorización de Alfonso Navarro, como presidente de la polémica fundación, a José Bollaín Pastor para firmar "en las cuentas bancarias mancomunadas aperturadas en Caixa Rural junto a otras ONGD". "¿Por qué gestiona Entre Pueblos las cuentas bancarias de las ONG?", se preguntó la diputada, que confesó haberse sentido "escandalizada" al revisar la información, de la que no explicó cómo había llegado a sus manos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de octubre de 2010