Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El temporal devasta playas, cierra puertos y amarra la flota pesquera

Un contenedor a la deriva tiene en alerta a los navegantes del sur de Castellón

La borrasca que durante 48 horas ha barrido la Comunidad Valenciana ha traído lluvias, viento y temporal marítimo. Y si bien en líneas generales no ha causado grandes daños, la peor parte se la ha llevado la franja costera. Playas devastadas, la flota pesquera amarrada, dos puertos comerciales que tuvieron que cerrar durante toda la mañana y primera hora de la tarde, y paseos marítimos anegados son las imágenes que deja un temporal en remisión.

El temporal dejó buena parte de la flota pesquera valenciana amarrada durante la jornada de ayer y solo salieron a faenar los barcos de arrastre, los de mayor tamaño. El mal tiempo también obligó a cerrar durante la mañana los puertos comerciales de Castellón y el de Gandia, que se reabrieron por la tarde. Por el contrario, la lluvia fue bien recibida en el sector agrario.

La moderación de las lluvias ha sido bien recibida en el sector agrario

Los Ayuntamientos piden obras que protejan el litoral de los temporales

En Castellón, un contenedor a la deriva tiene desde el martes en alerta a todos los navegantes de la costa sur. El depósito fue arrastrado desde el puerto de Castellón por el temporal marítimo. El peligro estriba en que, en el caso de que el contenedor no se haya hundido, éste navega a dos aguas, es decir, de forma no visible desde la superficie pero tampoco por el fondo del mar. Este hecho hace que se convierta en una auténtica amenaza para los barcos, sobre todo los pequeños y medianos, ya que el choque contra una estructura de este tipo, hecha de acero, puede provocar una vía de agua que ponga en peligro la embarcación. Por ello, Capitanía Marítima desplegó ayer un dispositivo de búsqueda, a través de un helicóptero, que resultó infructuosa. Además, se alertó al buque de salvamento marítimo de Burriana, ya que el contenedor fue arrastrado hacia el sur, así como a los navegantes y a las policías locales de Almassora y Burriana.

El contenedor, que cayó al agua, de seis metros, se encontraba en el dique de cierre donde estaba, de forma provisional, para servir como base a los trabajadores de las obras que se realizan en el puerto para guardar equipos de buceo y un compresor. Según Capitanía Marítima, la empresa que ejecuta estos trabajos estaba avisada de la llegada del temporal y del peligro de que el fuerte oleaje arrastrase el depósito al agua. Los momentos más tensos se vivieron en la noche del martes cuando, una vez el contenedor había sido arrastrado al mar, un remolcador trató de recuperarlo. A pesar de los intentos por hacerse con él, no se pudo evitar que la mar lo arrastrase a la deriva hacia el sur del puerto. Posteriormente se vigiló el paso del depósito por la plataforma que la refinería BP Oil tiene en el mar, en la que cargan y descargan buques de refino. Tres de ellos no han podido trabajar en los últimos dos días debido al fuerte oleaje.

En el litoral, las miradas de Peñíscola, Burriana, Almassora y Nules se fijaron en Costas, a la que reclamaron las obras necesarias para paliar definitivamente los efectos de los temporales. "Este año llevamos ocho temporales y creo que eso sobrepasa todos los límites de paciencia", adujo el alcalde de Almassora, Vicente Casanova, tras explicar cómo el municipio ha visto afectado, una vez más, su paseo marítimo. En Peñíscola, su alcalde, Andrés Martínez, criticó a Costas por no enviar ayer equipos y maquinaria para hacer frente al temporal marítimo.

En La Marina Alta el temporal también golpeó duro en el litoral. Ayer, las costas de Dénia y Xàbia ofrecían un aspecto desolador, con seis playas devastadas, informa Arturo Ruiz. También permanecían cortadas al tráfico tres carreteras secundarias todavía anegadas. En Xàbia, el tramo sur de la turística playa de l?Arenal había desaparecido y los propietarios de los chiringuitos recogían grandes cantidades de agua. El temporal produjo graves efectos en el Canal de la Fontana, donde se hundió una embarcación. Unos 400 árboles resultaron afectados.

El mal tiempo también alteró el tráfico comercial entre Dénia y Baleares, donde un fast-ferry de Baleària tuvo que ser sustituido por un buque convencional.

Secuelas de la borrasca

- Precipitaciones: Las lluvias dejaron hasta 111,6 litros por metro cuadrado en la jornada del martes en Vinaròs (Castellón), según la red Meteoclimatic. La Agencia Estatal de Meteorología, mientras, aseguró que según sus registros en las últimas 48 horas había tres poblaciones que acumularon más de 100 litros por metro cuadrado: la población castellonense de Fredes sumó 101 litros, la alicantina de Agres acumuló 116 litros y Guadalest, en la misma provincia, 110 litros.

- Incidencias: El servicio 112 gestionó un total de 1.445 incidentes por lluvias, de los cuales 696 se registraron en la provincia de Valencia, 443 en la de Alicante y 281 en la de Castellón.

- Flota pesquera: Las flotas pesqueras de Dénia, Xàbia, Calp, Cullera, Gandia y Sagunto no salieron a faenar ayer, según aseguraron las propias cofradías. Solo en unas pocas, como la de Benicarló o La Vila trabajaron con normalidad, mientras que en otras, como Burriana, Castellón, Peñíscola, Vinaròs y Altea faenaron exclusivamente los barcos de arrastre, que son los de mayor tamaño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 2010

Más información