Crítica:LIBROS | PoesíaCrítica
i

Instante de bendiciones

Poco y mal conocida en España, gracias solo a algunas antologías colectivas, la escritura poética de Fina García Marruz (La Habana, 1923) es sin embargo una de las más importantes de nuestra lengua. Así su alta y delicada gracia, una gracia otorgada por ese algo sobrenatural, ese don o cualidad indefinible de una escritura poética que, como decía Juan Ramón Jiménez, es una forma de la huida, de eso que la propia poeta denomina una "revelación que huye", esa que está "no en lo que permanece siempre huyendo / sino entre lo que, huyendo, permanece". El instante raro es la primera antología que recoge en nuestro país buena parte de la obra de la mayor poeta viva de Cuba. Seleccionada y prologada con esmero por Milena Rodríguez, pone en actualidad una obra imprescindible, reclamando su importancia en la literatura en español, y logrando mostrar, a través de sus poemas más representativos, los distintos registros de su voz. Decía Martí: "No se ha de decir lo raro, sino el instante raro de la emoción noble y graciosa". De aquí surge esa idea que García Marruz alza en sus poemas: que es en el apresamiento de ese instante, el de la emoción y la vivencia huidiza, donde encuentra su lugar la sustancia real de la poesía. Y lo insólito y extraño solo emergen de lo más común e indiferente: "Lo eterno en lo fugaz, como estas hojas / en las que ahora llueve, / o lo que pasa raudo, o lo que, extraño, / se detiene". Grandes poemas de lo familiar y lo pequeño, parecidos a esos descampados de uno de sus mejores poemas, unos versos "Algo deslavazados, ni bien ni mal del todo. / Acá un mate apagado, allá un fulgor humilde, / y espacios que aún alientan entre arrumbados oros". Esa es su gran enseñanza, obligarnos a modular nuestra mirada, a ver la realidad desde una nueva dimensión, la de la memoria y la distancia, la de lo pobre y lo material, para así descubrir un todo más grande y piadoso: "Pues poco a poco el mundo se vuelve impenetrable, / los ojos no comprenden, la mano ya no toca / el alimento innombrable, lo real". Poemas como pequeñas y luminosas bendiciones, que hacen suyo el singular peso de la levedad, la gravedad de lo minúsculo y cotidiano. Poemas que se resisten a un final que, en caso de alcanzarse, será el mismo que García Marruz desea para sí: "Yo que hallé en lo escondido una extraña familia".

El instante raro. (Antología poética)

Fina García Marruz

Edición, selección y prólogo de Milena Rodríguez Gutiérrez

Pre-Textos. Valencia, 2010

448 páginas. 23 euros

Fina García Marruz y su esposo, Cintio Vitier (1921-2009), en una imagen de 1997
Fina García Marruz y su esposo, Cintio Vitier (1921-2009), en una imagen de 1997CONSUELO BAUTISTA

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de octubre de 2010.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50