Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno solicita mil trabajadores marroquíes para la campaña de la fresa

La mano de obra local no cubre el cupo de 9.000 braceros que se necesitan

La plantación de frutos rojos que comienza estos días en la provincia de Huelva requerirá de mano de obra extranjera a pesar de las intensas campañas de la Junta de Andalucía destinadas a la captación de trabajadores locales.

El subdelegado del gobierno en Huelva, Manuel Bago, anunció ayer el cupo de casi mil contratos en origen tras la reunión mantenida con la Comisión de Flujos Migratorios, la Federación Andaluza de Municipios y Provincias, empresarios y sindicatos. En concreto, se desplazarán a Huelva, según se vayan necesitando, 700 mujeres marroquíes, todas repetidoras, para la siembra de fresa, y otras 264 más, también marroquíes, para la recolección de frambuesa, que comenzará en las próximas semanas.

La crisis económica y la alta tasa de desempleo en Andalucía podría hacer pensar que los trabajadores locales -españoles y extranjeros legalizados- regresarían al campo y cubrirían fácilmente los 9.000 jornales que se requieren para la siembra de las 6.500 hectáreas disponibles en Huelva. Pero no. Los empresarios freseros no quieren correr riesgos. Y así lo manifestaron en la reunión de ayer.

Querían evitar las tensiones producidas durante la campaña pasada, cuando la Delegación de Empleo en Huelva insistía en que habría suficiente con los locales y, al final, unas 800 braceras marroquíes cubrieron su ausencia. En realidad, las temporeras extranjeras siempre han acudido a la plantación. En 2004, época de gran bonanza económica en España, eran ellas las que se encargaban prácticamente de toda la siembra. Después llegó el declive económico y el consiguiente desempleo, lo que llevó a la Junta a intensificar las campañas de priorización de españoles e inmigrantes que ya estaban aquí legalmente.

Juan Antonio Millán, presidente de la Comisión Onubense de Municipios con Inmigración, precisa que la priorización de locales siempre existió. "Incluso cuando había pleno empleo", aseguró ayer. Pero reconoce que a partir de la crisis, "se intensificaron las campañas y las jornadas de intermediación para dar una oportunidad a los desempleados de aquí".

Desde Freshuelva, patronal fresera mayoritaria, se muestran satisfechos. "Son solo 21 días, cifras menores. Todo está controlado", manifestó su gerente, Rafael Domínguez . En la temporada 2007-2008, cuando la crisis comenzaba a dar la cara, se llevó a cabo la primera campaña mediática por parte de la Administración. Al final, necesitaron 2.500 extranjeras.

El gran despliegue se dio el año pasado con intensas jornadas de intermediación pueblo por pueblo. Aún así, los nacionales no se decidieron. El subdelegado en Huelva también anunció ayer que se mejorarán las herramientas informáticas, como el GEA, encargadas de mediar entre empresarios y jornaleros. Las organizaciones sindicales, por su parte, reiteraron la necesidad, "más que nunca", de compromiso y solidaridad con el mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de octubre de 2010