La Diputación de Guadalajara halla en O Grove su velero perdido

El vicepresidente de la Diputación de Guadalajara, Rafael Esteban, hizo público ayer que el barco Guadalajara, puerta abierta, propiedad de la institución y cuyo paradero se desconocía, fue localizado en O Grove en manos de la Federación Galega de Vela. Los técnicos de la Diputación tratan de determinar cómo se concretó la cesión a ese organismo, de la que no existe constancia documental.

La embarcación, según se explica, es un velero de la clase soling de más de ocho metros de eslora, que fue adquirido en 1989 por cuatro millones de pesetas. Tras participar sin éxito en las regatas clasificatorias de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, pasó a la escuela de vela, de donde desapareció en los noventa sin dejar rastro sobre su destino en los archivos de la Diputación. La actualización del inventario, en la última sesión plenaria, permitió descubrir la ausencia del barco.

Una vez localizado, el futuro del barco dependerá de su estado de conservación. "A la vista de las fotos que hemos recibido, es posible que no merezca la pena traerlo de vuelta. No obstante, vamos a asegurarnos antes de tomar una decisión definitiva", señaló el vicepresidente primero. "La historia del velero resulta llamativa desde su origen, dado que fue adquirido por decisión de un órgano inadecuado y se pagó un precio de cien veces el salario mínimo interprofesional de la época", criticó el político.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS