Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Estado invertirá un 28% menos en territorio valenciano en 2011

El Consell anuncia otra reforma del Estatuto para blindar la inversión del Estado

El plan para reducir el déficit público al 3% tendrá un fuerte impacto en las inversiones del Estado en la Comunidad Valenciana. El Gobierno destinará 1.539 millones en 2011, un 27,9% menos de lo que figuraba en los Presupuestos Generales del Estado para 2010, según explicó ayer el delegado del Gobierno, Ricardo Peralta. El gasto en ferrocarriles caerá en 320 millones. El de carreteras, en 130.

El delegado aseguró que el recorte en el conjunto de las comunidades autónomas alcanza el 30%, dos puntos por encima del que se sufrirá aquí. Y que el territorio valenciano verá aumentado su peso en la inversión total del Estado, desde el 9% al 9,2%.

Gerardo Camps, vicepresidente económico del Consell, presentó otras cuentas a última hora de la tarde cuando redujo la cuota valenciana en la inversión del Estado al 8,4% del total. El consejero de Economía recordó que la población valenciana representa el 10,2% del total nacional y se sacó de la chistera una reforma del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana para blindar la inversión estatal.

Todavía no se ha cerrado la financiación del AVE a Castellón

Gerardo Camps exige vincular la inversión estatal a la población real

Peralta intentó explicar que el descenso inversor es consecuencia del plan de ajuste y también de la finalización de algunas grandes obras, como la línea de alta velocidad Madrid-Valencia, que se inaugurará en diciembre. La caída del 27,9% se obtiene cruzando la cifra anunciada ayer con el único dato comparable: los 2.123 millones que recogían hace un año los presupuestos generales.

El AVE entre Valencia y la capital de la Plana no figura en los presupuestos, explicó, porque la fórmula público-privada con la que se financiará la infraestructura todavía no se ha cerrado con las empresas.

Gerardo Camps cargó contra "la incertidumbre y la desconfianza" que genera toda la política económica del Gobierno y lanzó un órdago de orden político. El consejero de Economía anunció que el Consell arrancará hoy los trámites para incorporar al Estatuto de Autonomía una disposición adicional paralela a la que contienen los estatutos andaluz o catalán para blindar la inversión del Estado de acuerdo con el peso real de la población.

El Tribunal Constitucional estableció que la disposición adicional contenida en el estatuto catalán no es vinculante ni para el Gobierno cuando elabora los presupuestos ni para las Cortes Generales cuando los tramitan y aprueban. Pero Gerardo Camps insistió en la importancia de expresar la voluntad política de los valencianos. "No creo que haya problemas de mayorías parlamentarias", dijo el consejero amparándose en los acuerdos unánimes alcanzados en el debate sobre política general en torno a la financiación autonómica y el déficit de inversión estatal. "El único problema es de tiempo". Tramitar una reforma del Estatuto puede acarrear dos años.

Ángel Luna, portavoz socialista, aseguró que la iniciativa no se ha consultado con la oposición y expresó su sorpresa por el anuncio de Gerardo Camps apenas 72 horas de la declaración sobre política general del presidente de la Generalitat.

El recorte presupuestario del Ejecutivo

- El Gobierno invertirá este año 1.539 millones, un 27,9% menos de lo que los presupuestos de 2010 destinaban a la Comunidad Valenciana.

- El descenso en el resto de autonomías es mayor, ya que alcanza el 30%.

- El objetivo de reducción del déficit al 3% explica, según el Gobierno, la caída del gasto.

- Las infraestructuras del transporte absorberán 1.014 millones.

- Al ferrocarril se destinarán 553 millones, 320 menos que en 2010.

- En carreteras se invertirán 176 millones, de los que 41 irán a la A-7 y 71 a mantenimiento.

- Los puertos recibirán 167 millones. No se contempla el acceso norte del puerto de Valencia.

- A los aeropuertos se destinarán 118 millones. Para terminar L'Altet y ampliar el de Manises.

- En infraestructuras hadráulicas se invertirán 435 millones, de los que buena parte irán a las desaladoras de Torrevieja, Mutxamel, Dénia y Cabanes-Oropesa, así como a la mejora de regadíos en Castellón. Las obras del trasvase Júcar-Vinalopó se consideran prácticamente concluidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 2010

Más información