Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Linux: el código abierto es posible

Linux, ya tenía 10 millones de usuarios y penetraba en ámbitos tan exigentes como el mundo de los sistemas operativos para servidores. Era la expresión más popular de software de código abierto, frente a los códigos propietarios de grandes corporaciones como Apple o Microsoft.

El concepto de software libre se confunde con el de gratuito, cuando de hecho ha nacido una sólida industria bajo el paraguas de programas de código abierto. Esos años, Europa vivió un duro debate entre quienes apostaban porque el software fuera patentable, como en EE UU, y quienes rechazan que se patenten "invenciones implementadas en el ordenador". El Parlamento Europeo rechazó las patentes de software.

Linux no ha triunfado como alternativa a Microsoft, como se auguraba, pero sí como otra forma de crear software.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de septiembre de 2010