El hospital de Ourense investiga un brote infeccioso tras morir un paciente

Otras diez personas sometidas a endoscopias fueron ingresadas, dos en la UCI

Manuel Castro Otero, un concejal socialista de Castrelo de Miño, de 45 años, acudió por su propio pie el pasado jueves por la mañana al Complejo Hospitalario de Ourense (CHOU) para someterse a una colonoscopia. Mientras estaba en la sala de observación -como el resto de los pacientes, a quienes habitualmente se les recomienda que esperen unos minutos tras la prueba, antes de abandonar el hospital- comenzó a encontrarse mal. "Tenía unas convulsiones tan fuertes que se movía la camilla", cuentan sus familiares, rotos por el dolor pero sin asimilar aún lo sucedido. Inmediatamente "se puso de color amarillo" y el personal sanitario le "suministró una medicación" que la familia no puede precisar. Cuando los enfermeros "salieron disparados a avisar al médico", Castro falleció.

Había transcurrido menos de una hora desde que había salido de la sala de diagnóstico. Otras dos personas a las que se les practicaron esa misma mañana endoscopias orales (gastroscopias) o anales (colonoscopias) en la misma sala presentaron síntomas similares y fueron ingresadas en la UCI. Una de ellas fue trasladada ayer a planta. El otro se encuentra aún grave.

No fueron los únicos pacientes que presentaron efectos secundarios. Junto a ellos permanecen ingresados en planta otras ocho personas a quienes se les realizaron las mismas pruebas ese día y el siguiente, viernes. Y todos ellos acudieron a la misma sala de diagnóstico, de las dos con que cuenta el Hospital Virgen del Cristal.

Los familiares de Manuel Castro no han recibido información alguna del Sergas. "Lo único que nos dijeron es que hicieron por él todo lo posible, pero no nos dieron explicaciones", sostienen a la espera de conocer el resultado de las pruebas toxicológicas, después de que se le practicara la autopsia el mismo jueves.

La dirección provincial del Sergas difundió ayer anoche, cuatro días después, un comunicado en el que explica que aunque no ha podido determinar por el momento la relación causa-efecto de las reacciones, considerando las "coincidencias en espacio y tiempo", baraja la posibilidad de que las afecciones hayan sido provocadas por una "bacteria nosocomial" propia de "salas hospitalarias dotadas de alta tecnología".

Como medida preventiva, la dirección del CHOU cerró el sábado las cuatro salas de pruebas diagnósticas de digestivo de los hospitales Virgen del Cristal y Santa María Madre, que hoy abrirá de nuevo. La del Virgen del Cristal a la que acudieron todos los pacientes que enfermaron seguirá cerrada.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"No hay lugar para el alarmismo; los pacientes que están en planta evolucionan bien", sostiene el Sergas, que insiste en que el brote "está controlado y la sala, aislada".Tras los episodios del jueves, los médicos de Digestivo del complejo hospitalario se alarmaron cuando comprobaron, al día siguiente, que los pacientes a los que habían realizado endoscopias presentaban el mismo cuadro general de escalofríos, náuseas y fiebre. La temperatura corporal de los pacientes preocupó de modo especial a los facultativos, que determinaron ingresar a todos los afectados. "Fue entonces cuando se percataron de que podía haber relación con los tres casos detectados el día anterior", señalan las mismas fuentes del Sergas.

La dirección provincial del servicio de salud abrió en ese momento una investigación y puso en marcha un "mecanismo de búsqueda" de todas las personas que habían acudido el jueves a las salas de diagnóstico de digestivo de los citados hospitales. A algunos fueron a buscarlos a sus domicilios.

Entre los usuarios que se habían sometido a las endoscopias, pudieron comprobar que algunos se habían incorporado con normalidad a sus puestos de trabajo sin presentar síntoma alguno.

A Manuel Castro, que fue enterrado el sábado en su pueblo de Castrelo de Miño, se le practicó una autopsia, pero, según el Sergas, se está esperando "el resultado de las pruebas toxicológicas". Los familiares, que ayer tarde no habían recibido información alguna de la dirección provincial ni del complejo hospitalario, no descartan adoptar medidas judiciales. "Estaba perfectamente, entró por su propio pie y salió cadáver", sostienen los allegados a Manuel Castro.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS