Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP asturiano 'autoproclama' a su candidata y rehúsa a Cascos

Propone para el Principado a la teniente de alcalde de Oviedo

La estructura de poder orgánico del PP asturiano (la dirección regional y las cúpulas de 36 de las 78 juntas locales del partido, entre ellas las más importantes) escenificó ayer un acto de firmeza ya casi irreversible contra el ex ministro y ex secretario general del PP, Francisco Álvarez-Cascos, como posible candidato a la presidencia de Asturias. Le cerró el paso al proponer en firme a la teniente de alcalde del Ayuntamiento de Oviedo, Isabel Pérez-Espinosa, gijonesa de 43 años, como la persona que goza del respaldo de la "inmensa mayoría del PP en Asturias y de Nuevas Generaciones" para encabezar la candidatura del partido a la presidencia del Principado. Pérez-Espinosa es afín al alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, quien desde hace meses lidera el rechazo a Cascos como candidato.

Con este movimiento, que se produce tras la entrevista del miércoles en Madrid de Ovidio Sánchez, presidente del PP asturiano, con el líder nacional del partido, Mariano Rajoy, la cúpula del PP en Asturias sitúa el pulso en una situación de muy difícil retorno, salvo que, a ocho meses de las elecciones autonómicas, la dirección nacional abra una crisis en Asturias desautorizando a la dirección regional y a la mitad de las juntas locales del partido.

El documento de ayer, con el que se trata de cerrar el paso de manera definitiva a Álvarez-Cascos, fue suscrito por 11 organizaciones municipales más que el anterior manifiesto, difundido el 1 de septiembre, y en el que también se había descartado al ex ministro, con lo que el movimiento anticasquista sigue ganando apoyos. Además, a la reunión celebrada en el Ayuntamiento de Oviedo asistió el líder del PP asturiano.

Para que esta propuesta anticipada de cabeza de lista no se interprete como un desafío a la dirección nacional del PP, que pidió silencio y sosiego a las partes enfrentadas, los firmantes hacen profesión de fe de su "apoyo incondicional" y "lealtad política" a Mariano Rajoy.

Mientras, la dirección nacional aún no descarta que Álvarez-Cascos sea finalmente el candidato. En el entorno de Rajoy aseguran que el líder quiere a Cascos porque las encuestas le dan ganador y la candidata planteada por el PP asturiano es poco conocida. Rajoy no quiere abrir una guerra tan delicada a pocos meses de las elecciones, por eso está retrasando la decisión, para ver si con el tiempo amaina la tormenta. Pero Cascos no está descartado en la calle de Génova, y nadie sabe qué hará finalmente Rajoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de septiembre de 2010