Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boixareu moverá ficha este jueves con su candidatura a presidir Fomento del Trabajo

Malestar en parte de la patronal porque Rosell no pide a Díaz Ferrán que dimita

La patronal Fomento del Trabajo celebrará elecciones a su presidencia el próximo 18 de octubre con una grieta interna insólita, ya que un grupo de empresarios catalanes ha decidido enarbolar la bandera de la renovación con una candidatura alternativa a la de Joan Rosell, que lleva 15 años al frente y opta a la reelección arropado por sus vicepresidentes y buena parte de los pesos pesados de la institución. El empresario Joaquim Boixareu, consejero delegado del grupo Irestal y expresidente del lobby empresarial Femcat, "presentará pasado mañana jueves su candidatura a la presidencia, con sus principales líneas programáticas", según confirmaron ayer fuentes de la candidatura alternativa. La opción de Boixareu parte con el apoyo del presidente de Cecot, Antoni Abad; Carles Sumarroca, vicepresidente de Comsa Emte; Antoni Zabalza, presidente de Ercros; Antoni Marsal, presidente de la patronal metalúrgica UPM, y Josep Casas, del Gremio de Fabricantes de Sabadell.

Allegados a Rosell atribuyen el avance de la convocatoria de elecciones, que sorprendió, precisamente a la intención de descolocar a los protagonistas de la gestación de una plataforma alternativa, además de reforzarse con vistas a un eventual salto a la CEOE y evitar que se mezclen los comicios internos con los autonómicos. Empresarios de ambos bandos subrayan: "Hoy, nuestras elecciones son un proceso totalmente despolitizado, aunque a alguno se le pudo ocurrir lo contrario", en alusión a la supuesta intención de CiU de ganar influencia en Fomento. Esta tesis se basa en la cercanía a CiU de Abad, Sumarroca y hasta Boixareu. Sin embargo, apoyan a Rosell ex consejeros de CiU como Josep Basáñez, y entre los alternativos figura Zabalza, ex secretario de Estado con el PSOE. Oriol Pujol, portavoz del grupo parlamentario de CiU, desmintió ayer "rotundamente cualquier interés en descabalgar a Rosell".

Según un integrante de la candidatura alternativa, "la gota que ha colmado el vaso" de su decisión ha sido la negativa de Rosell a reclamar la dimisión de Gerardo Díaz Ferrán en la presidencia de la CEOE ante los problemas de sus empresas, cuando las bases de Fomento vienen exigiendo que dimita.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de septiembre de 2010