Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huelga paraliza dos horas los ferrocarriles catalanes

"Se nos ha ido de las manos", afirman los sindicatos

La huelga de los trabajadores de Ferrocarrils de la Generalitat de Cataluña (FGC) contra la rebaja salarial del 5% afectó ayer a unos 40.000 viajeros, según la empresa.

El paro tenía previstos unos servicios mínimos garantizados por la Consejería de Trabajo del 50% de los trenes. Pero en la primera parte de la huelga, de siete a nueve de la mañana, no se cumplieron debido al sabotaje de los piquetes. En la segunda fase de la protesta, de seis a ocho de la tarde, sí se respetaron, después de que se triplicase la seguridad, según fuentes sindicales.

FGC explicó que denunciará ante la autoridad laboral la violación de los derechos de los usuarios, y que sancionará a los piquetes. "Los servicios mínimos deben cumplirse", dijo el consejero de Política Territorial y Obras Públicas, Joaquim Nadal.

El bloqueo de los piquetes afecta a 40.000 viajeros por la mañana

Por la mañana la línea del Vallès (que llega hasta Terrassa y Sabadell) quedó totalmente suspendida, y la de Llobregat-Anoia circuló con mucha dificultad. "Es una vergüenza", se quejaba la informática Montse Riu mientras esperaba para llegar hasta su lugar de trabajo, cerca de la estación de Sant Joan (línea Vallès). "Este es el único medio que tengo para ir a la oficina", se lamentaba.

Minutos después de las siete, los piquetes pintaron cristales y rompieron la cerradura de algunos trenes . "Se nos ha ido de las manos", reconocía un miembro de la sección sindical de la CGT en la empresa catalana.

"Convocaremos huelgas hasta que lleguemos a un acuerdo", aseguró Antonio Mendoza, presidente de UGT-FGC. "Se está incumpliendo nuestro convenio y debemos reclamar nuestros derechos", sentenció.

Los sindicatos protestan contra la reducción salarial que se les aplica desde junio, en el marco de las medidas para reducir el déficit aprobadas por el Gobierno catalán. Lo consideran un agravio comparativo, ya que aseguran ser la única empresa pública de transportes que la sufre.

Según la presidenta del comité de empresa, Luisa Prieto, la semana pasada la Generalitat catalana se comprometió verbalmente a eliminar el recorte. "Se hizo un borrador que debían firmar a cambio de que desconvocaramos la huelga del día 7. Nosotros cumplimos, pero en cambio ellos no quisieron firmar. Nos estafaron", explicó. Hay una nueva huelga convocada para el 21 de este mes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de septiembre de 2010